Avatar del Josefina Vázquez Mota

Josefina Vázquez Mota

Borbolla: el regreso a clases es un trabajo interdisciplinario

SIN MIEDO

Josefina Vázquez Mota
*Esta columna expresa el punto de vista de su autor, no necesariamente de La Razón.
Por:
  • Josefina Vázquez Mota

Platicando con la extraordinaria psicóloga Julia Borbolla sobre el regreso a clases, nos compartió que si bien los niños y niñas necesitan ir a su escuela y convivir, también necesitan protección de parte de las instituciones. “No sólo es que vayan, sino también, cómo los van a recibir. Es un trabajo interdisciplinario. Los niños y niñas deben tener conductas de autocuidado, se tienen que desarrollar porque el Covid se quedó, no se va ir, va a seguir aquí, y tenemos que adaptarnos y seguir viviendo nuestras actividades con las precauciones debidas”, nos dijo.

Julia Borbolla nos menciona que si ella fuera papá o mamá no firmaría la carta responsiva que les están solicitando las autoridades educativas, porque no pueden hacerse responsables de la salud de un niño o niña que no tienen en su casa o cerca de ellos.

“Los padres no deberían firmar una carta responsiva, sino más bien, es la escuela la que tiene que asegurar que mientras el niño o niña esté ahí, es la responsable. No debe quedar en la cancha de los padres de familia la protección durante su permanencia en la escuela, sino en la de las autoridades educativas”, enfatiza.

La doctora Borbolla hizo hincapié en la importancia que tiene que las niñas y niños aprendan conductas de autocuidado como el uso de cubrebocas, lavarse las manos constantemente, y tener conciencia de la sana distancia.

“Ellos aceptan muy bien las prácticas de autocuidado, sobre todo cuando se les enseña con amor y respeto; pero un niño o niña no puede llegar a una escuela que ha estado abandonada, que no tiene las condiciones para su regreso a clases”, sostuvo.

La psicóloga señala que en un regreso a clases es forzoso que haya protocolos claros, que den garantía a los padres de familia de que la salud e integridad de sus hijos están garantizadas.

“Es importante el protocolo porque como mamá o papá están dejando la salud de sus hijos en manos de terceras personas, y esas terceras personas deben demostrar que tienen la capacidad e intención de seguirlos protegiendo”, comenta.