Avatar del Mauricio Flores

Mauricio Flores

En defensa de las Guacamayas

GENTE DETRÁS DEL DINERO

mauricio flores
Mauricio Flores
Por:
  • Mauricio Flores

El estadio de beisbol donde juega el equipo de Pío López Obrador es menos de una quinta parte de la superficie de la Unidad Deportiva Palenque en la que invertirán 89 millones de pesos a través de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano que conduce Román Meyer. Y si, ciertamente, una renovación total que no se había efectuado por lustros elevará la plusvalía de la zona… empezando para los casi 7 mil habitantes de esa zona que contarán con un espacio digno para el esparcimiento y deporte. 

Desafortunadamente la animadversión y división social que se han generado en los últimos años (alentado en buena medida por el propio Presidente Andrés Manuel López Obrador) impiden aquilatar en su justa dimensión acciones positivas —y separarles de las negativas— por lo que las percepciones políticas adquieren una peligrosa coloración monocromática.

Es el caso de esa Unidad Deportiva —que independientemente de los beneficios que pueda tener para la finca de la familia presidencial— donde ninguno de sus 81 mil metros cuadrados está concesionado a particulares. Pero da servicio a 4,600 deportistas (1,150 son niños) de Palenque y municipios cercanos. Vaya, además de las Guacamayas también juegan beisbol los equipos Arroceros, San Mateo, Lacandón, Saturninos, Nueva Esperanza, Cerrillo, La Unión, Felinos y Delfines para sumar 300 deportistas. Dicha Unidad también da servicio a 21 equipos de softbol con 600 participantes; también a 50 equipos de futbol soccer en liga infantil y 12 juvenil, 10 equipos veteranos, 16 de Liga Yaveh y 14 equipos Liga Maya Premier. El futbol, con 1,500 deportistas participantes, es más popular que el beisbol en aquellos lares.

También hay equipos de futbol rápido, basquetbol y frontón. Pero no es la única acción de Sedatu en Palenque: se apoyará a 3,500 familias para la mejora de su vivienda a través de la Conavi que dirige Edna Vega, y una serie de acciones ligadas al reordenamiento inducido por el Tren Maya, con un efecto directo en la reactivación económica local.

Segmento Norte-T5, al miércoles. Por cierto, Fonatur, a cargo de Rogelio Jiménez Pons, pospuso para el próximo miércoles 27 de enero la recepción de ofertas económicas para la construcción del Segmento Norte (Cancún Aeropuerto-Playa del Carmen) del Tren Maya. Es probable que se presenten consorcios similares a los que concursan para el Segmento Sur (Playa del Carmen-Tulum), aunque no se descarta nuevos tiradores. Lo curioso del consorcio que presentó la oferta económica más baja por el Segmento Sur (15,534 millones de pesos para trabajos con precios en su mayoría alzados por lo que esa oferta parece insostenible) es que el China Power, que lleva Jun Tian, posee 48% de las acciones y la española ASCH, de Delfino Giber, tiene 46% y el 6% se reparte entre 6 empresitas locales. A lo mejor por ello no les preocupa perder dinero.

Cemex en Thames Tideway. La multinacional mexicana que dirige Fernando González sigue como referente global de innovación en procesos de construcción: suministrará 40 mil toneladas de concreto lanzado —elaborado en una sofisticada mezcla de 8 componentes— para construir los 25 kilómetros del túnel Thames Tideway que renovará el drenaje de Londres que cumplió 150 años de operación. Se trata de la obra hidráulica más grande en el Reino Unido que construirá a reducir la contaminación de ríos y mares y será ejecutado por Ferrovial de Ignacio Madridejos y Laing O’Rourke de Ray O’Rourke. Pensar en grande, actuar igual.