Avatar del Mauricio Flores

Mauricio Flores

Demoler (otra vez) la Línea 12

GENTE DETRÁS DEL DINERO

mauricio flores
Mauricio Flores
Por:
  • Mauricio Flores

Esto se escribió en esta columna hace casi ya 6 años. Lamentablemente primero llegó la tragedia que una acción contundente para rehabilitar la Línea 12 y casi cualquier ruta del Sistema de Transporte Colectivo Metro que dice dirigir Florencia Serranía; conforme consta en documentos en manos de quien esto escribe, los trabajos de reforzamiento de las columnas de la Línea 12 fueron cosméticos y paliativos como la inyección de resinas epóxicas, colocación de andamios, reforzamientos verticales y uso de gatos hidráulicos para aminorar el impacto del paso de trenes que usan ruedas de metal y no de hule.

Así se los platiqué hace un sexenio:

“Parece locura proponer echar por tierra una infraestructura excesivamente cara. Pero considerando los mil 100 millones de pesos anuales en reparación y mantenimiento que requerirá de por vida la Línea 12 del Metro —por el hecho indiscutible que no son propicios al trazo los trenes provistos por la española CAF de José María Baztarrica— tal vez convengan acciones radicales en los tramos elevados.

“Como es sabido, la infraestructura fue construida por ICA e IDEAL, conforme a un diseño ordenado por el gobierno de Marcelo Ebrard. Pero al no funcionar correctamente, ambas constructoras (junto con Alstom que dirige aquí Cintia Angulo) no podrán cobrarle al GDF casi 4 mil millones de pesos en sobrecostos: el jefe de gobierno Miguel Ángel Mancera fue siempre reacio a tal sobrecosto, y hoy, con astringencias presupuestales la mira puesta en 2018, resulta políticamente suicida hacer un pago adicional por el ruinoso proyecto.

“Vaya: considerando que el radio de las curvas construidas en estructuras elevadas, que no se ajustarán sino a la fuerza a las dimensiones de los trenes provistos por la firma que lleva aquí Max Zurita, que esos trenes con ruedas de metal rompieron con el paradigma geo-técnico de usar llantas neumáticas, aptas para la Ciudad de México; considerando que por ello mismo la Línea 12 estará tullida de por vida, pues aún en el remoto caso de que CAF aceptara cambiar los trenes, éstos tendrían menor capacidad de movilizar personas y por tanto reducirán su rentabilidad social”.

El artículo completo está en https://www.razon.com.mx/columnas/demoler-la-linea-12/. Y no es que este columnista sea vidente: el estructuralista estelar para el Metro, Alejandro Vázquez Vera, siempre opinó que era una equivocación un trazo caprichoso para favorecer clientelas electorales. Igual conclusión llegó el experto internacional Stuart Grassie en febrero de 2015 al abundar sobre el efecto de los trenes que adquirió mediante un estudio de mercado el entonces secretario capitalino de finanzas, Mario Delgado.

Y si a ello se agrega que las piezas de unión —soldaduras— fueron otro de los puntos débiles de la Línea Dorada y que la asfixia presupuestal impidió un mantenimiento correctivo profundo (ocasionando el primer desastre ferroviario en América por fallas en la infraestructura y no por fallas mecánicas o de pilotaje) demoler es una costosa alternativa… tan costosa como la de reparar a fondo para evitar nuevas tragedias.

Apetito de créditos. Para el presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM), Daniel Becker, lo peor de la crisis económica ya pasó, y gracias al ambicioso programa de vacunación que implementa el gobierno, y a la próxima reapertura de las escuelas, se reactivará la actividad productiva y la demanda de crédito de consumo, hipotecarios, automotriz y empresarial. En vista de ello, JAS Financial Solutions, que lleva más de 25 años colocando créditos para chicas, medianas y grandes empresas, se apresta a brindar soluciones efectivas. En 2020 colocó 340 millones de dólares en créditos para empresas de manufactura, energía y agroindustria que requerían sobrevivir a la pandemia. Ahora se perfila como soporte para una pronta recuperación. Tome nota.

Camarón que se duerme… Amanece como titular de CONAPESCA. En el sector acuícola, entre empresas grandes, pequeñas y cooperativas, nadie sabe sí el nuevo titular, Octavio Almada, tiene idea de cómo preparar una caña de pescar, pero extrañan al anterior titular, Mario Aguilar, que durante años supo cabildear y atajar las iniciativas estadounidenses para bloquear las exportaciones mexicanas de camarón de pesca rivereña y bahía… iniciativas que ahora nos entraron cual chuchillo en mantequilla. Ya le platicaré.