Mauricio Flores

País de chocolate

GENTE DETRÁS DEL DINERO

Mauricio Flores*Esta columna expresa el punto de vista de su autor, no necesariamente de La Razón.
Mauricio Flores
*Esta columna expresa el punto de vista de su autor, no necesariamente de La Razón.
Por:
  • Mauricio Flores

Lástima del esfuerzo que hizo la secretaria de Economía, Tatiana Clouthier, y la Dirección General de Normas, al mando de Alfonso Guati, para diseñar una Norma Oficial Mexicana para la revisión físico-mecánica de autos con más de 4 años: pudo más la militancia del subsecretario de Seguridad, Ricardo Mejía, y sus aspiraciones para gobernar Coahuila, quien encontró en la NOM-236 un obstáculo para el manejo electoral que tiene -como siempre ha sido- la importación de autos “chocolate” cuya entrada masiva inició este año para 12 estados del país.

La nueva NOM quedó cancelada en definitiva luego de que Andrés Manuel López Obrador desconoció los trabajos de los que, nos aseguran, fue informado debidamente por Clouthier. La titular de Economía acató sin chistar el “jalón de orejas” presidencial como ella misma lo describió. Dicha norma, además de servir como una herramienta de prevención para los cada vez más comunes accidentes vehiculares, habría obligado a los propietarios de autos “chocolate” ajustarse a las mismas condiciones de operación que los autos fabricados y comercializados legalmente en México.

Hoy la Asociación Mexicana de Distribuidores de Autos, que encabeza, Guillermo Rosales, y la Asociación de la Industria Automotriz, que lleva José Zozaya, están con el grito en el cielo: esperan que entre este año un millón de autos de uso residual desde EU y que no tendrán ninguna restricción de seguridad. Así que México no será ya el patio trasero de EU…, sino la cloaca de sus unidades “chocolate”.

Pero la cancelación de la NOM-236 tiene una derivación más preocupante: la eventual cancelación de cualquier otra Norma Oficial Mexicana por presión de algún grupo de interés político-partidista (de mezcal, tequila, vinos, de servicios médicos, de celulares, equipos electrodomésticos, de servicios para Pemex o CFE) eliminaría los parámetros de calidad para consumidores mexicanos y de los países hacia los que se exporta. Seríamos un país de “chocolate”, pues.

Billy-Diego van con Gertz. El último capítulo de la disputa política del sexenio quedó en que la Fiscalía General de la República anunció que presentará una investigación contra el juez Felipe de Jesús Delgadillo Padierna (el sobrino de Dolores Padierna, mismo que atoró a Rosario Robles acusada por peculado), quien determinó ayer no iniciar proceso contra el operador financiero y los abogados a quienes se liga con Julio Scherer por presuntamente operar una extorsión contra Juan Collado, el abogado estrella del gobierno de Enrique Peña y de la clase política. Así, por el momento quedan sin necesidad de ir a barandilla Antonio Araujo, César Omar González e Isaac Pérez, así como el contador David Gómez Arnau. Sin embargo, como en los buenos culebrones, hay historias en proceso: el abogado Diego Ruiz Durán, defensor de Billy Álvarez —perseguido por desfalcos a la cooperativa La Cruz Azul— ya habría pactado con Alejandro Gertz nutrir con nuevos expedientes la artillería que el fiscal busca para contraatacar.

El Charro de Huentitán in live. La serie que arrancó audiencia en su estreno en los Estados Unidos fue la biografía de Vicente Fernández, El último rey, el hijo del pueblo, con más de 1.6 millones de espectadores con lo que Televisa-Univision se colocaron como la cadena hispana de mayor audiencia en horario estelar. La historia se apoya en el trabajo de la periodista Olga Wornat en torno al afamado cantante de música vernácula y en la que actúan personajes como Pablo Montero, Iván Arana, Iliana Fox y Angélica Aragón. La asociación entre las firmas que encabezan Emilio Azcárraga y Wade Davis envían al mundo aquella penca de maguey.

AICM, embotellamiento inventado. Y es creciente el número de viajeros que se quejan de las largas filas para meter sus autos a los estacionamientos de la T1 y T2 del AICM, supuestamente porque “está lleno”, pero que cuando finalmente entra, hay aparcamiento de sobra. ¿Alguna nueva treta de Carlos Morán para aparentar que el aeropuerto de la Ciudad de México está saturado para “convencer” a la clientela opte por “Santa Fantasía”?