Avatar del Rafael Solano

Rafael Solano

El emprendimiento político que falta

DE LIBERTAD Y RESPONSABILIDAD

Rafael Solano
Rafael Solano 
*Esta columna expresa el punto de vista de su autor, no necesariamente de La Razón.
Por:
  • Rafael Solano

Con el fin de la primera década del milenio ha existido un auge de partidos políticos emergentes en las democracias occidentales. Nuevos partidos que compiten con los tradicionales de centro izquierda y centroderecha. Algunos son de formación populista y otros de un nuevo centro político.

De acuerdo al Instituto de Economía de Barcelona, los cuatro factores más estudiados sobre la incidencia en la creación de nuevos partidos son: 1) La Gran Recesión de 2008, 2) las relaciones comerciales, 3) los medios on-line y 4) la crisis migratoria y de refugiados.

La fragmentación política se conecta profundamente a lo que se conoce como La Gran Recesión de 2008 y la consecuente inseguridad económica individual que provocó en todas las latitudes y que puso en jaque el sistema capitalista de los últimos años.

Los estudios señalan contundentemente que en lugares donde existe desempleo y suceden casos de corrupción, los partidos tradicionales dominantes (partidos mainstream) son seriamente afectados. Es la mezcla perfecta para el surgimiento de nuevos partidos desafiantes (partidos challenger).

Al respecto la Catherine De Vries y Sara Hobolt de la London School of Economics han profundizado sobre los Emprendimientos Políticos, como se refieren a los nuevos partidos “outsiders”. Sus estudios demuestran que los partidos tradicionales se encuentran en declive y plantean que nos encontramos en un Cambio Político que contiene cuatro elementos:

  • El mercado político es un oligopolio. Donde los partidos dominantes protegen activamente su terreno para que las opciones electorales sean más estrechas.
  • El oligopolio tiene una debilidad. Los votantes ahora son más críticos y menos leales a los partidos tradicionales dominantes.
  • Los partidos desafiantes actúan como emprendedores políticos empleando estrategias innovadoras y utilizando un discurso “antiestablishment”.
  • El sistema de partidos se está fragmentando. Incrementando las opciones disponibles a los ciudadanos, pero también generando resultados electorales impredecibles y complicando la formación de gobiernos.

La competencia electoral se está trasladando a dominación versus innovación. La dominación de los tradicionales para mantener sus posiciones, frente a la innovación de los desafiantes que introducen nuevos temas al debate público.

En México, los partidos políticos tradicionales PAN-PRI-PRD han encontrado una forma efectiva de detener su declive, en la Coalición “Va por México”; el espectro populista de partido desafiante ya ha sido ocupado por Morena; el desafiante nuevo centro político parecía destinado para México Libre, sin embargo, queda vacante por el momento ¿estará dispuesto el MC a ocuparlo o será hasta 2025 que veamos el nacimiento de un nuevo partido?, lo que nos debe quedar claro, es que alguien lo ocupará, “si no es ahora, será mañana”, ese es el emprendimiento político que falta.