Martes 26.01.2021 - 20:57

Bolivia antes de Evo

Coordinación frente a la emergencia
Por:

Bolivia es un país sudamericano, de extraordinaria riqueza y belleza natural y cultural. Poco más de 11 millones de habitantes componen su población. Mucho se ha hablado en nuestro país acerca de él en los últimos días derivado de la llegada de Evo Morales.

Quisiera hacer una pausa para repasar algunos datos generales del mandato de Morales. Como en la mayoría de los casos suele suceder, buenos gobiernos integrados por buenos gobernantes que logran cambiar la vida de sus pueblos marcando un antes y un después de su toma de protesta. Ése es el caso de Brasil con Lula y también, el caso de Bolivia con Evo. Ambos con sus acciones de gobierno marcaron una diferencia que se reflejó en el desarrollo y bienestar de sus países.

Éstos son algunos datos del contraste antes y después del gobierno de Morales en Bolivia: en 2005 el país registraba un Producto Interno Bruto de nueve mil 549 millones de dólares, mismo que se multiplicó poco más de cuatro veces a lo largo de su mandato, alcanzando los 40 mil 288 millones de dólares en 2018; antes de que Evo tomara protesta, la inflación en su país era cercana a cinco por ciento, misma que en 2018 se redujo a 1.5 por ciento, una disminución por arriba de 60 por ciento.

Bolivia creció 3.5 por ciento en 2019, consolidándose como una de las economías más dinámicas y de mayor crecimiento de la región. Entre 2004 y 2014 su economía creció anualmente muy cerca de cinco por ciento.

El desempeño económico permitió crecimiento, desarrollo y bienestar. Antes de Evo la pobreza moderada alcanzaba a casi 60 por ciento de la población, logrando con su política social una importante disminución, hasta llegar a 39 por ciento hacia el fin de su encargo.

En algún momento se le catalogó a esta etapa como el milagro económico boliviano, caracterizado por crecimiento económico, bienestar y ahorro en las finanzas públicas.

Es importante referir que antes de Evo, entre 2001 y 2005, cinco presidentes ocuparon el poder. Con Evo llegó la estabilidad y con la estabilidad el crecimiento de diversos sectores. Evo le dio voz a los que no la tenían, permitiendo la inclusión, abatir la desigualdad y distribuir la riqueza de forma más equitativa.

Juan Evo Morales Ayma nació en Isallavi, cantón de Orinoca, Bolivia, en 1959, perteneciente a una familia indígena que en su cultura tiene tres ideas fundamentales: no seas ladrón, no seas flojo y no seas mentiroso. Desde muy pequeño trabajó en el campo. Con base en el esfuerzo, la disciplina y la empatía con el pueblo boliviano alcanzó el poder.

Hoy Bolivia atraviesa una crisis política y social que podría ponerse peor. México fiel a su tradición ofreció asilo a Evo. Esta coyuntura ha despertado todo tipo de posicionamientos en la opinión pública nacional.

No intento analizar la duración de su mandato y los procesos que lo caracterizaron. Hago una pausa en esta explosión de opiniones para reconocer la gran labor que realizó un servidor público frente a su pueblo, dando un salto positivo en distintos ámbitos.

Bolivia era una antes de Evo, y sin temor a equivocarme, será una distinta también después de su mandato.