Indignación por feminicidios llega a Europa

DESDE EUROPA

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  
La situación de violencia que vive el país, el incremento de feminicidios, la falta de una estrategia clara en contra de la inseguridad y la posición contrariada del presidente Andrés Manuel López Obrador ante las manifestaciones feministas, vuelven cada vez más evidente el foco rojo que esta administración no ha sabido detener y la sociedad ahora se lo está recriminando.
En una cosa tiene razón el jefe máximo del país cuando dice que los gobiernos priistas y panistas dejaron crecer este monstruo envuelto en impunidad, corrupción y una violencia que no para de desgarrar el tejido social mexicano que ya está cansado de las promesas incumplidas de gobiernos ineptos y corruptos. El antes de López Obrador es el resultado de la situación actual, sin duda, pero el discurso no puede quedarse en una respuesta vaga y prometedora, es momento de actuar y demostrar que esta administración va a generar un cambio verdadero.
Señor presidente, las manifestaciones de mujeres no son una oposición a su gobierno, son el resultado de una sociedad machista que ha tenido a la mujer sometida y sin palabra durante muchos años. Son el resultado de la violencia que ya nos tiene cansados y, sobre todo, son un grito de auxilio para que la espeluznante cifra de 10 mujeres asesinadas diariamente, según datos de Amnistía Internacional, se detenga cuanto antes. Este crimen en contra de la mujer ha aumentado en los últimos años 137 por ciento y esta tasa nos debe avergonzar como país, como sociedad y como gobierno, todos incapaces de detener este fenómeno que debería ser tratado como una emergencia.
Claro que la derecha conservadora y los que no están de acuerdo con su gobierno van a utilizar este momento para debilitar su administración y tratar de ganar simpatizantes con miras a los próximos comicios de 2020. Ahora resulta que panistas y priistas se preocupan por las muertes de miles de mujeres, cuando en sus gobiernos se llenaron las manos de sangre con la mentira de la guerra contra el narcotráfico, por ejemplo. Son unos caraduras que se quieren dar baños de pureza, pero eso no le quita la responsabilidad a su administración presidente de detener esta violencia desmedida y estos atentados en contra de la mujer. Puede que haya grupos infiltrados de gente que quiere manipular esta situación, sin duda, pero la realidad rebasa cualquier suposición, no es normal que mueran 10 mujeres al día, lo normal debería ser que no muriera nadie por la violencia.
Las situación se les ha salido de control y desde el extranjero se percibe una situación preocupante por lo que sucede en México. Es así como medios alemanes retomaron los últimos crímenes de horror, como el de la pequeña Fatima y la joven Ingrid Escamilla, para ejemplificar lo que está sucediendo en Mexico y criticar al gobierno de izquierda de López Obrador y la falta de resultados del sistema de seguridad mexicano. Desde España se habla ya de la falta de una estrategia de seguridad clara, a pesar de que la logística que encabeza la recién creada guardia nacional está en marcha.
Definitivamente culpar a este gobierno de todos los males que existen en el país es injusto, pero protegerse detrás del discurso de culpar a administraciones pasadas resulta insuficiente. Necesitamos acciones clares y resultados concretos para detener esta violencia desmedida que a todos preocupa.

Héctor Badillo

Héctor Badillo

Periodista egresado de la carrera de Comunicación por la Universidad de las Américas Ciudad de México, especialista en comunicación digital avalado por el título de Maestría en Periodismo Multimedia por la Universidad Complutense de Madrid. Actualmente trabajo como corresponsal en Europa para La Razón de México, amante de los viajes, la música, el cine, el arte, los deportes y la buena comida. Idiomas: español, inglés y francés.
Héctor Badillo

Compartir