Muchos ladrillos y pocas medallas

Fervor botanero
Por:

En 1968 la Ciudad de México fue escenario de los XIX Juegos Olímpicos. Además de buenos recuerdos, entre los que sobresalen las nueve preseas conseguidas por nuestra delegación de competidores, el evento dejó a la capital una importante infraestructura deportiva.

Hoy en día, la mayoría de las instalaciones en donde se llevaron a cabo las disciplinas olímpicas aún funcionan para la práctica del deporte. Pero en todos estos años no fructificaron las esperanzas de que estos recintos ayudaran a la producción de generaciones de atletas triunfadores a nivel internacional. Así lo demuestra la escasa presencia de nuestros compatriotas en los medalleros de las justas posteriores.

Estas edificaciones en su momento fueron ejemplo de modernidad y destacaron en el ámbito mundial. A más de medio siglo de distancia, nos evocan hazañas del pasado y siguen siendo parte de la multifacética arquitectura urbana.

[caption id="attachment_1087635" align="alignnone" width="696"] En la Alberca FranciscoMárquez se obtuvieron las únicas dos medallas que México ha obtenido en natación olímpica. Foto: JMM[/caption]