Lunes 30.11.2020 - 02:24

Sí existió

¿Quién fue Coraline en la vida real? Esta es la perturbadora historia detrás de la película

La historia de Coraline está basada en una leyenda de Reino Unido; una anciana mantenía resguardado el cadáver de su nieta fallecida en un incendio

coraline2
CoralineFoto: Especial
Por:

La película Coraline y la puerta secreta, que se estrenó en el 2009, se ha convertido en un clásico del cine de terror, por eso los usuarios de Internet recordaron esta cinta de Henry Selick en octubre, pues la recomiendan como una de sus favoritas para pasar la noche de Halloween.

Es una película animada en la que Coraline encuentra una puerta que la lleva a un mundo paralelo en el que todas las personas tienen botones cosidos a la cara en lugar de ojos.

Esta historia está basada en la novela de Neil Gaiman que se publicó en el 2002, el autor también es la mente detrás de la película Stardust del año 2007.

Gaiman aseguró en distintas ocasiones que su novela está basada en una historia real, de un antiguo y escalofriante relato de su pueblo natal: el Condado de Hampshire, en Reino Unido.

La historia narra que una anciana cuidaba a su nieta recién nacida, la niña se había quedado huérfana, pues sus padres murieron en un incendio.

Sin embargo, la mujer tenía muy resguardada a la menor y ninguna de las personas del vecindario la habían visto salir a la calle o a jugar con otros niños de la localidad.

Esto comenzó a levantar sospecha entre los habitantes de la comunidad, así que varios niños se organizaron para entrar una noche a la mansión y poder conocer a la misteriosa niña.

Cuando entraron a la casa de la anciana, los menores se llevaron una sorpresa: para empezar, no encontraron indicios de que ahí viviera una niña, lo único que vieron fuera una vieja cuna. Al acercarse a ella, descubrieron horrorizados que había un cadáver quemado de un bebé con botones cosidos en la cuenca de los ojos.

Por lo que concluyeron que en realidad la niña no había sobrevivido al incendio, pero la abuela decidió quedarse con el cadáver como un signo de la locura que se le desató por el trauma de haber perdido a toda su familia.

Tras contarle a sus padres, ellos mandaron recluir a la anciana en un hospital psiquiátrico. La anciana quería llevarse una muñeca al hospital, asegurando que en ella habitaba el alma de su nieta.