Gobierno de Tlalnepantla

Entregan apoyos a familias damnificadas por deslave en el Chiquihuite

Autoridades municipales entregan apoyo monetario a vecinos damnificados por deslave; se realizan trabajos en la parte afectada del cerro del Chiquihuite

Entregan apoyos a familias damnificadas por derrumbe del cerro del Chiquihuite
El alcalde de Tlalnepantla, Raciel Pérez Cruz, entregó apoyos a las familias damnificadas tras el deslave del cerro del Chiquihuite.Foto: Especial
Por:
  • La Razón Online

El alcalde de Tlalnepantla, Raciel Pérez Cruz, entregó el primero de tres apoyos por 5 mil pesos a 286 familias de la colonia Lázaro Cárdenas Segunda Sección, para que puedan cubrir el costo de la renta de una vivienda mientras se hacen los trabajos en la parte afectada por el derrumbe en el cerro del Chiquihuite.

No es una dádiva, no es un favor, es un derecho, porque el gobierno sirve y aplica los recursos que provienen de los impuestos que pagan todos ustedes

Raciel Pérez Cruz, alcalde de Tlalnepantla

El apoyo es independiente al que otorguen las autoridades estatales y federales, además el alcalde municipal se comprometió que se darán los dos que faltan, pese a que en las siguientes semanas deja el cargo en la localidad.

Familias damnificadas tras el derrumbe del cerro del Chiquihuite en un evento realizado para recibir apoyos.Foto: Especial

El pasado 12 de septiembre el desgajamiento del cerro del Chiquihuite provocó un derrumbe que sepultó al menos cuatro casas y la muerte de cuatro personas, además de que autoridades de Protección Civil alertaron de más riesgos si no se realizan labores de estabilización de la zona.

La Declaratoria de Emergencia Extraordinaria que se hizo en la zona, y que fue publicada el pasado 23 de septiembre en el Diario Oficial de la Federación (DOF) por la amenaza natural que representa el movimiento de la ladera, ayudará a realizar estudios técnicos para conocer cuáles son las partes que se encuentran en riesgo y realizar medidas preventivas.

Hasta el momento se han introducido mil 600 toneladas de materiales en la zona de desastre para reducir el riesgo de un desplazamiento ante un sismo o por las lluvias.

RFH