El lanzamiento en el que todo salió bien

FRENTE_
Por:
  • javier-chavez

La cuenta regresiva para el arranque de la misión Apolo 11 comenzó el 16 de julio de 1969 a las 07:31 horas y 49 segundos. Al terminar el conteo y siete segundos después de las 07:32, Jack King, el encargado de Asuntos Públicos de la NASA, informó al mundo: “Tenemos un despegue, el Apolo 11 ha despegado”.

[gallery order="DESC" link="file" size="large" td_select_gallery_slide="slide" ids="eyJ1cmwiOiJodHRwOlwvXC9kMWR4dnJ5ZW45Z29pNS5jbG91ZGZyb250Lm5ldFwvd3AtY29udGVudFwvdXBsb2Fkc1wvMjAxOVwvMDdcL2FwMTEtUzY5LTQwMDIzLmpwZyIsInRpdGxlIjoiYXAxMS1TNjktNDAwMjMiLCJjYXB0aW9uIjoiQ2VsZWJyYWNpXHUwMGYzbiBlbiBNaXNzaW9uIENvbnRyb2wgZW4gSG91c3Rvbi4gRm90bzogSFEgTmFzYSIsImFsdCI6IkNlbGVicmFjaVx1MDBmM24gZW4gTWlzc2lvbiBDb250cm9sIGVuIEhvdXN0b24uIEZvdG86IEhRIE5hc2EiLCJkZXNjcmlwdGlvbiI6IkNlbGVicmFjaVx1MDBmM24gZW4gTWlzc2lvbiBDb250cm9sIGVuIEhvdXN0b24uIEZvdG86IEhRIE5hc2EifQ==,eyJ1cmwiOiJodHRwOlwvXC9kMWR4dnJ5ZW45Z29pNS5jbG91ZGZyb250Lm5ldFwvd3AtY29udGVudFwvdXBsb2Fkc1wvMjAxOVwvMDdcL2FwMTEtUzY5LTQwMDI0LmpwZyIsInRpdGxlIjoiYXAxMS1TNjktNDAwMjQiLCJjYXB0aW9uIjoiQ2VsZWJyYWNpXHUwMGYzbiBlbiBNaXNzaW9uIENvbnRyb2wgZW4gSG91c3Rvbi4gRm90bzogSFEgTmFzYSIsImFsdCI6IkNlbGVicmFjaVx1MDBmM24gZW4gTWlzc2lvbiBDb250cm9sIGVuIEhvdXN0b24uIEZvdG86IEhRIE5hc2EiLCJkZXNjcmlwdGlvbiI6IkNlbGVicmFjaVx1MDBmM24gZW4gTWlzc2lvbiBDb250cm9sIGVuIEhvdXN0b24uIEZvdG86IEhRIE5hc2EifQ=="]

De esta manera comenzaba una hazaña que duraría nueve días y que llevaría a los primeros dos terrícolas a la superficie lunar.

Pero como señaló el astronauta Edwin Buzz Aldrin a La Razón, la primera parte de todo esa odisea era conseguir dejar el suelo de Cabo Kennedy y mantener el vuelo de 384,400 kilómetros de distancia antes de alunizar.

“Ir al espacio siempre comienza con el despegue. Antes de llegar a la Luna ocurrieron muchas cosas”, declaró a esta casa editorial el único astronauta vivo de esa misión que pisó el satélite.

“Todos habíamos visto antes cómo es que preparaciones para un despegue se habían venido abajo en cuestión de segundos, y entonces todo tenia que empezar de nueva cuenta. Por ello creo que fue un alivio cuando nuestro despegue resulto exitoso”.

Aldrin relató que el lanzamiento en el que participó junto a Neil Armstrong y Michael Collins fue relativamente suave, además de que ocurrió de manera muy rápida.

[gallery order="DESC" link="file" columns="2" size="large" td_select_gallery_slide="slide" ids="eyJ1cmwiOiJodHRwOlwvXC9kMWR4dnJ5ZW45Z29pNS5jbG91ZGZyb250Lm5ldFwvd3AtY29udGVudFwvdXBsb2Fkc1wvMjAxOVwvMDdcL0FTMTEtMzYtNTI5MS5qcGciLCJ0aXRsZSI6IkFTMTEtMzYtNTI5MSIsImNhcHRpb24iOiJOZWlsIEFybXN0cm9uZyBlbiBlbCBNb2R1bG8gZGUgY29tYW5kby4gRm90bzogSFEgTmFzYSIsImFsdCI6IiIsImRlc2NyaXB0aW9uIjoiTmVpbCBBcm1zdHJvbmcgZW4gZWwgTW9kdWxvIGRlIGNvbWFuZG8uIEZvdG86IEhRIE5hc2EifQ==,eyJ1cmwiOiJodHRwOlwvXC9kMWR4dnJ5ZW45Z29pNS5jbG91ZGZyb250Lm5ldFwvd3AtY29udGVudFwvdXBsb2Fkc1wvMjAxOVwvMDdcL0FTMTEtMzYtNTI5Mi5qcGciLCJ0aXRsZSI6IkFTMTEtMzYtNTI5MiIsImNhcHRpb24iOiJNaWNoYWVsIENvbGxpbnMgZW4gZWwgTW9kdWxvIGRlIGNvbWFuZG8uIEZvdG86IEhRIE5hc2EiLCJhbHQiOiIiLCJkZXNjcmlwdGlvbiI6Ik1pY2hhZWwgQ29sbGlucyBlbiBlbCBNb2R1bG8gZGUgY29tYW5kby4gRm90bzogSFEgTmFzYSJ9"]

“”Todo salió bien y ¡allá íbamos! El lanzamiento fue casi imperceptible y no pasó nada extraordinario. Estábamos conscientes de que acelerábamos, pero el despegue fue tan tranquilo, comparado con los lanzamientos del Géminis, que ni siquiera nos percatamos cuando nos elevamos. Nos enteramos gracias a nuestro instrumental y a comunicaciones, que confirmaron el despegue”, dijo.

“Vimos nuestro promedio de elevación, el cambio de altura, pero estábamos muy cómodos en nuestros asientos. Incluso nos vimos los unos a los otros  y pensamos: ’Seguro allá vamos. Ahora ¿qué sigue?’”.

La primera etapa del cohete Saturno puso en funcionamiento cinco motores F1 de queroseno refinado (RP1), oxigeno y líquido para desarrollar una fuerza de 3,336,662 Newtons, suficientes para levantar a la aeronave de 2,800 toneladas.

[caption id="attachment_964399" align="aligncenter" width="519"] Construcción del Saturno V. Foto: HQ Nasa.[/caption]

En esta primera fase el Saturno se elevó hasta una altura de 67.6 kilómetros en tan sólo 168 segundos.

[caption id="attachment_964397" align="aligncenter" width="427"] Construcción del Saturno V. Foto: HQ Nasa.[/caption]

Dos minutos y 42 segundos después del lanzamiento, los motores F1 se apagaron y el primer módulo de 42.1 metros de altura se separó del resto del cohete para caer en el océano Atlántico.

En la segunda fase, cinco motores J2 elevaron la nave durante seis minutos hasta alcanzar una altura de 176 kilómetros, a una velocidad de 25,182 km/h.

[caption id="attachment_964398" align="aligncenter" width="529"] El equipo abordando el Saturno V. Foto: HQ Nasa.[/caption]

Nueve minutos después del despegue comenzaba la tercera fase, que puso al Apolo fuera de la órbita de la Tierra apenas 2 horas y 44 minutos después de que 650 millones de personas en nuestro planeta contuvieran el aliento… por primera vez en esta épica lunar.

Te dejamos una playlist para que te sientas en un viaje a la luna :

http://open.spotify.com/playlist/5YWPfyUDLZVIRCEYxacCAC

Clic aquí para ver en tamaño completo.

Te puede interesar:

http://www.youtube.com/watch?v=zpyt16JWMd0

 

http://youtu.be/IB9XXHeVpeQ

http://www.3.80.3.65/cultura/aun-me-asombra-pensar-que-fuimos-a-la-luna/