Ofrece recital íntimo

Javier Camarena hace un triunfal regreso en Bellas Artes

El tenor vuelve tras más de un año y medio de ausencia por la pandemia; deleita, acompañado al piano por Ángel Rodríguez, con arias, romanzas, zarzuelas y canciones mexicanas

20-1
El pianista Ángel Rodríguez y el cantante Javier Camarena, ayer.Foto Cortesía: INBAL
Por:
  • Adriana Góchez .

El Palacio de Bellas Artes lució casi lleno como en la vida previa a la pandemia, hasta en el tercer piso hubo espectadores, con las medidas de distancia establecidas. El motivo: el reconocido tenor Javier Camarena volvió ayer al recinto tras más de año y medio de ausencia para reencontrarse con el público, que desde el inicio hasta el final de la función, lo “abrazó” con aplausos. 

El recién galardonado como Cantante Masculino del Año por la International Opera Awards deleitó a quienes se dieron cita en la Sala Principal del Palacio de Mármol, con un concierto íntimo en el que sólo bastó su majestuosa voz, acompañada de las impecables y emotivas interpretaciones del pianista Ángel Rodríguez. 

La velada comenzó pasadas las 20:00 horas, luego de que una fuerte lluvia sorprendió a los espectadores. Camarena inició con  Soneti di Petrarca, de Franz Liszt, que incluyó las canciones Pace non trovo, Benedetto sia il giorno y I vidi in terra angelici costumi.

Después de esta interpretación, el tenor rememoró cuando en 2004, junto con Rebeca Olvera y José Cerón, debutó en el imponente Palacio de Mármol, para ahora ser él quien acompañara la primera presentación en el recinto de la joven pianista de 15 años de edad, María Hanneman.

“Recuerdo a jóvenes debutantes que iban saliendo de un concurso, tres jóvenes totalmente desconocidos que hicieron su mejor esfuerzo con lo que sabían hasta el momento… No sabía francés, cantaba peor que ahora —bromeó— mi conocimiento del bel canto era básico. Hoy tengo el gusto de presentarles a una jovencita de 15 años, nos da gusto, tanto a mí, como al maestro Ángel Rodríguez, permitirle que haga su debut en el Palacio de Bellas Artes”, dijo antes de la ejecución de Hanneman de Grande Valse Brillante en mi bemol mayor, op.18, de Frédéric Chopin.

El concierto con el que Camarena cerró su gira Tiempo de Cantar, con la que volvió a los escenarios mexicanos, incluyó un programa variado: arias de ópera, romanzas, zarzuela y canción mexicana y latinoamericana.

La joven pianista, quien debutó ayer en Bellas Artes, en febrero pasado ganó el primer lugar de la Grand Priz Virtuoso International Music Competition de Londres.Foto Cortesía: INBAL

La serenata, de Pietro Mascagni, y Lo spazzacamino, de Giuseppe Verdi (acompañado por Hanneman), fueron algunas composiciones que cantó.

En la recta final del programa llegó el turno de la música mexicana e iberoamericana con Madre mía, cuando muera y Arrullo, de Blas Galindo, ésta última la dedicó a “todos los papás de princesitas”.

También vocalizó Canto porque estoy alegre, del español Antón García Abril, la cual dedicó a su esposa. Ésta también parecía resumir cómo se sentía el tenor en su retorno a la capital del país.

Al finalizar, el público se puso de pie y le aplaudió con entusiasmo, pero como en febrero del 2020 fue la última presentación de Camarena en Bellas Artes, le pidieron más canciones, así que el tenor los complació con La malagueñaSerenata huasteca.

Sin embargo, tampoco fue suficiente, los espectadores pedían que les cantara más, no se querían ir, pues la espera para verlo había sido larga. Se escuchaban a lo lejos nombres de canciones que querían o gritos como “Javier, te queremos”, “Mi hijo también te quiere”. Camarena y Ángel Rodríguez se miraban sorprendidos y pensaban con cuál tema despedirse.

Fue así como sonó el aria Ah! mes amis de La hija del regimiento, de Donizetti, con la que hizo historia al bisar en siete funciones en la Metropolitan Opera House de Nueva York. De esta manera Camarena concluyó su triunfal regreso a Bellas Artes.

Javier Camarena
Tenor
  • Nació: 26 de marzo de 1976
  • Trayectoria: ha recibido el Opera News Award (2020), la Medalla de Ópera de Bellas Artes, el Premio al Artista Distinguido de ISPA y la Medalla Mozart (todos estos en 2019). En 2014, su ciudad natal, Xalapa, le otorgó la Medalla Sebastián Lerdo de Tejada como ciudadano distinguido