En diciembre volvió a cerrar

Museo de Antropología recibe buena afluencia en reapertura

Reanuda actividades tras cierre de 3 meses; llegan colombianos, italianos y hasta un grupo de 60; tiene más visitantes que en noviembre, su primer regreso tras semáforo rojo.

Es necesario el uso de cubrebocas en todo momento.
Es necesario el uso de cubrebocas en todo momento.Fotos: Eduardo Cabrera / La Razón
Por:
  • Raúl Campos

Desde Colombia, Italia y hasta municipios como Ecatepec, 562 personas, entre familias, parejas, gente en solitario y grupos de turistas, disfrutaron ayer del emblemático Museo Nacional de Antropología (MNA), en su segunda reapertura, luego de tres meses de cesar operaciones a causa de la pandemia de Covid-19. El recinto recibió a 143 visitantes más que en la ocasión anterior, en noviembre pasado, cuando registró 419.

“Fue un poco difícil estar cerrados, pero debemos tener la posibilidad de salvaguardar; creemos que no vamos a tener una afectación, pues la primera vez que reabrimos no tuvimos ningún contagio y eso nos habla de que hemos seguido correctamente los protocolos”, puntualizó a La Razón Jorge Ruvalcaba, subdirector de promoción cultural del MNA. 

El museo, considerado como uno de los más importantes de México, cuenta con un aforo de 20 por ciento, por lo que sólo podrá recibir mil visitantes por día. “Si alcanzamos esa cifra, la gente va a tener que esperar para entrar en lo que los demás evacuan”, agregó Ruvalcaba.

Un joven proveniente de Ecatepec fue uno de los asistentes, ayer.Foto: Eduardo Cabrera / La Razón

En su primer día de reapertura, la afluencia fue mayor a la de otros museos de la CDMX que han reabierto; por ejemplo, el pasado 1 de marzo, el Soumaya y la Casa Guillermo Tovar de Teresa, juntos registraron más de 250 visitantes.

“La afluencia ha sido distinta, calculamos recibir por hora unas 25 personas, pero ya tuvimos a un grupo de 60”, destacó el funcionario. 

Diana, originaria de Colombia, fue una de las primeras en ingresar: agendó un vuelo a la Ciudad de México en cuanto supo que el museo estaba a punto de reabrir; toda su vida tuvo el deseo de visitarlo, por lo que no pudo esperar para conocerlo; “y superó todas las expectativas que tenía”. 

“Aquí está la conglomeración de toda la cultura mexicana a nivel arquitectónico, social y artístico, lo cual es también parte de la historia de nosotros. Poder ver la Piedra del Sol en persona, la original, es una experiencia única… cada uno de sus grabados y sus detalles”, compartió.

Visitantes se tomaron selfies en la Piedra del Sol, una de las joyas del recinto.Foto: Eduardo Cabrera / La Razón

Erik, de Ecatepec, aunque llegó un poco más tarde, no le faltó entusiasmo: siente gran orgullo de su linaje prehispánico, motivo por el cual se tatuó en el abdomen el cráneo que porta en el centro la efigie de la Coatlicue, su principal motivo para visitar el MNA. “Le quise dar un lugar en mi piel porque me representa mucho, junto con otros elementos de nuestra historia”, contó. 

Remarcó que regresar al MNA le sirve como un respiro y momento de distracción en la complicada época de pandemia. “Amo la historia de mi país, siento una gran conexión con ella, por ello quise venir a visitarlo, me llena de emoción”, agregó. 

Estéfano, procedente de la ciudad de Bari en Italia, turisteaba en la CDMX cuando por Facebook se enteró que el recinto reabría, por lo que decidió visitarlo. Celebró la poca afluencia, pues pudo apreciar las piezas arqueológicas con detenimiento.

Por su parte, Manuel y su familia acudieron desde Chilpancingo a la capital a realizar unos trámites y aprovecharon para disfrutar del Museo Nacional de Antropología por primera vez: “Las medidas sanitarias están bien y nos desestresamos, además de tener la oportunidad de disfrutar de algo nuevo y ampliar nuestro conocimiento”, apuntó.

El público puede visitar la totalidad del museo, incluidas las exposiciones temporales, que permanecerán hasta abril. Sólo no se puede acceder a la sala dedicada a las Costas del Golfo, pues se encuentra actualmente en remodelación.