Inicia gestión 

Vanessa Bohórquez: los retos por cumplir de la nueva secretaria de Cultura de la CDMX

El experto en políticas culturales, Arturo Saucedo, señala la importancia de que Bohórquez realice un programa de recuperación post pandemia; señala la urgencia de un Reglamento para establecimientos culturales

42323064742_8046d2f2d6_o ok
Vanessa BohórquezSecretaría de Cultura CDMX
Por:
  • Raúl Campos

La creación de una Ley de Cultura de la CDMX, un Reglamento para establecimientos culturales, un sistema de contratación de agentes culturales digno y un programa de recuperación del sector post pandemia, son sólo algunos de los retos a los que se enfrenta Vanessa Bohórquez, la nueva secretaria de Cultura capitalina.

Hasta antes de su nombramiento, Bohórquez se desempeñaba como encargada de Cultura en el Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro, cargo el cual ocupó desde 2015. También ha fungido como asesora de la UNESCO y laborado en recintos como el Laboratorio de Arte Alameda, el Museo Universitario de Ciencias y Artes (MUCA) y el Museo Universitario Arte Contemporáneo (MUAC).

Toda esta experiencia, resaltó el experto en políticas culturales Arturo Saucedo, brinda a la licenciada en Artes plásticas un horizonte sobre el cual manejar su gestión y encaminar su agenda de trabajo hacia el desarrollo de una política cultural fundada en los derechos culturales, de acceso a la cultura y la participación del sector social y privado, “tal y como lo dice la Constitución de la CDMX, pero que el gobierno actual nos debe”.

“Ella necesita desarrollar una política cultural de Estado, para que, independientemente de la gestión, queden las bases bien cimentadas y que ocurran cosas en la materia como las que suceden en Berlín, Toronto y Ámsterdam, urbes donde se orientan a la cultura con todos los factores que intervienen en ella, como el turismo, el desarrollo económico, social y los derechos de la ciudadanía”, detalló.

Saucedo remarcó que los principales retos que Vanessa Bohórquez debe cumplir son la creación la creación de la Ley de cultura de la CDMX, pues “actualmente tenemos la Ley de fomento Cultural, que es de 2003 y omisa de los derechos y acceso”, detalló.

Además, debe concebir un Reglamento para establecimientos culturales de la CDMX, el cual señaló es una gran deuda que sus predecesores tienen con el sector, pues su inexistencia frena el desarrollo de industrias creativas en la capital y el nacimiento de nuevos espacios.

“Es de gran urgencia que se haga, porque todos estos espacios se rigen con el de establecimientos mercantiles; los tratan como cantinas o antros, cuando son galerías que como dan vino en las inauguraciones y por ello los mismos alcaldes las tienen amagadas con mordidas y su corrupción”, lamentó.

Asimismo, debe gestar un programa de recuperación y regeneración cultural post pandemia, con el cual la dependencia deberá reactivar al sector, a través de producción, fomento y la producción en la capital; y un sistema digno de contratación para los agentes culturales que se desempeñan en los distintos programas de la secretaría, pues señaló que el actual viola los derechos laborales.

“Tiene que estar apegado a los derechos culturales de todos los colectivos creativos y especialistas; pues ese sistema de pagos de Pilares, por medio de becas, es inconstitucional, violatorio de los derechos laborales y una vergüenza. Además, ¿qué es eso de que quieren mandar a los beneficiarios a atender los Kioscos COVID?”, apuntó.

Otras de las acciones que Bohórquez debe realizar, abundó el especialista, es una política de publicaciones de la CDMX y que el Programa de Grandes festivales no debe presentar únicamente eventos de esparcimiento y diversión, sino ser un ejercicio de aprovechamiento del espacio público en beneficio de los ciudadanos y de los grupos creativos de la capital.

“Los eventos de OCESA y el Juguetón en el Zócalo son únicamente diversión y no ejercicio democrático del espacio público”, denunció.

Para lograr todo lo anterior, remarcó, es necesario que Vanessa Bohórquez se haga de un equipo de trabajo especializado y en el cual se pueda apoyar; “eso no lo tuvo Suárez del Real ni Guadalupe Lozada, y quienes están ahorita en la secretaría son juniors o grupos de choque de Morena que no tienen el perfil, dígase Benjamín González, Argel Gómez e Inti Muñoz”, finalizó.