Martes 20.10.2020 - 09:56

Disponible en cines

“Abre tus alas”: un predecible drama familiar

La película cae en una estructura por lineal y llena de lugares comunes; se mantiene en el límite de lo lacrimógeno, por lo que nunca llega a ser desagradable

Abre-tus-alas-Resena
Fotograma de "Abre tus alas"Especial
Por:

Aunque sería injusto reclamarle a “Abre tus alas” por no ser más de lo que pretende, sí se hubiera agradecido que al menos lo intentara. Y es que esta producción francesa que retoma la historia del ornitólogo Christian Moullec, estudioso que desarrolló una nueva ruta para la migración de los gansos, protegiéndoles de una inminente extinción ante el crecimiento de las urbes, y que saltara a la fama gracias a los videos de sus andanzas compartidos en las redes; podría haber sido el material ideal para una propuesta que, al igual que las aves de las que nos habla, emprendiera el vuelo sin obedecer por completo a la fórmula con la que se contenta el director Nicolas Vanier —“La escuela de la vida” (2017)—, en complicidad con el mismo Moullec, quien colabora en el guion.

Incluso la decisión de que, en determinado momento, todo se enfoque en el hijo del protagonista, un adolescente embebido por la tecnología y principalmente los videojuegos, que a regañadientes tiene que pasar una temporada con su padre en una granja de investigación, lo que le lleva cambiar su percepción de la vida y desafiar al mundo adulto al iniciar una inspiradora odisea; ofrecía una buena cantidad de posibilidades. Sin embargo, todo terminan ajustándolo dentro de una estructura por demás lineal y llena de lugares comunes.

Afortunadamente, la manufactura es cuidadosa y saca provecho de parajes de gran belleza, elaborando seductoras y aveces espectaculares secuencias de vuelo, incluyendo las que se desarrollan durante una tormenta, dentro de una trama que, sin dar demasiados rodeos, no vacila en apoyarse en la relación entre los animalitos en cuestión y los personajes, para ofrecer escenas enternecedoras, apretando los detonadores emocionales para conectar con el espectador y sostener el mensaje de tintes ecológicos que va acompañado de una tibia crítica a las políticas de las instituciones.

En “Abre tus alas” estamos ante una ilustración en el estricto sentido de la palabra, que se plantea como una mezcla de aventura y drama familiar, sin guardarse ningún tipo de sorpresas, pero dentro de su literalidad se mantiene en el límite de lo lacrimógeno, por lo que nunca llega a ser desagradable.

Así pues, a pesar de que todo el tiempo es evidente lo que habrá de pasar y como habrán de contarlo, entretiene y alcanza a transmitir la importancia del testimonio, validando la frase promocional que le acompaña y que sentencia “basada en hechos reales”, pero eso es todo y nada más.