Así se vivió

Alejandro Sanz celebra su amor a primera vista por México en su concierto del Auditorio Nacional

Alejandro Sanz ofreció un concierto repleto de amor en el Auditorio Nacional de la CDMX; así se vivió la velada

Alejandro Sanz celebra su amor a primera vista por México en su concierto del Auditorio Nacional
Alejandro Sanz celebra su amor a primera vista por México en su concierto del Auditorio NacionalEspecial
Por:
  • Adriana Góchez

El cantante español Alejandro Sanz celebró su amor a primera vista por México, con un concierto en el Auditorio Nacional lleno de recuerdos, al interpretar desde los temas que lo llevaron al éxito mundial hasta los de sus últimos discos.

Me acuerdo de la primera vez que llegué a México... Cuando llegué me recibieron en la puerta del avión y eso fue amor a primera vista... Después de unos cuantos años —dijo entre risas en alusión a su edad— me lo hacen sentir de nuevo”, expresó luego de haber cantado su éxito “Siempre es de noche”.

En el arranque de su espectáculo en el Coloso de Reforma ante 10 mil fans, Sanz emocionó con su canción “No es lo mismo”, que marcó el inicio de su concierto número 49 en este recinto, lo cual también destacó e invitó a los presentes a disfrutar como nunca del show.

“Qué tal, qué increíble estar aquí otra vez, voy a disfrutar con ustedes. Es el concierto 49 que hacemos en el Auditorio, no creo que sea tan mayor —comentó entre risas—. Éste es su concierto, disfrútenlo, va por ustedes, ¡Viva México!”, señaló Sanz, quien para la ocasión eligió un traje verde agua.

Acompañado por una banda de instrumentistas —batería, bajo, timbales, pianos, teclados y percusiones—, que durante la velada destacaron con sus destacadas interpretaciones, el vocalista español deleitó con los temas “Lo que fui es lo que soy”, “Loking For Paradise” (con una de sus coristas) y “Mares de miel”, con ésta última el Auditorio Nacional se iluminó con las lámparas de los celulares de los fans.

Después el vocalista deleitó con un remix que fue una vuelta a los principios del 2000 con “Alma al aire” y “Regálame la silla”, entre otras.

Para refrendar su amor por México, Sanz en algunos momentos del espectáculo tocó una guitarra con motivos huicholes. Además de invitar a subir al escenario en “Cuando nadie me ve”, al bajista y escritor Alonso Arreola y a la saxofonista oaxaqueña María Elena Ríos.

El público gritó de emoción cuando apareció Arreola y aún más con la presencia de María Elena Ríos, sobreviviente de un ataque con ácido, quien pide justicia y que se encarcele a Juan Antonio Vera Hernández, quien se encuentra prófugo; y que no salga de prisión Juan Antonio Vera Carrizal, quien ha insistido en salir en arraigo domiciliario.

“¡Viva Malena!”, gritó Alejandro Sanz y el público lo secundó, mientras la saxofonista tocaba.

Después de este momento emotivo, Río y Arreola bajaron del escenario y el vocalista hizo un recorrido por sus primeros éxitos, lo cual hizo que sus fanáticos gritaran y cantaran a todo pulmón.

El remix incluyó “Amiga mía”, “He sido tan feliz contigo” y “Hay un universo de pequeñas cosas”. Para cerrar con broche de oro ese bloque, en una versión a piano cantó “Contigo”, de Joaquín Sabina.

Para brindar un momento de baile, Alejandro Sanz interpretó “Labana” y “La rosa”, temas en los que sus músicos se lucieron con sus ejecuciones.

Para la recta final del espectáculo, el vocalista cantó su mayor éxito “Corazón partío”, que todo el Auditorio Nacional entonó a todo pulmón. La emoción siguió a tope después con “Hoy que no estás”, “Viviendo de prisa” y una versión a piano de “Lo ves”, para sacar las lágrimas.

Para cerrar de manera emotiva Sanz interpretó un remix con los temas “Mi soledad y yo”, “Y, ¿si fuera ella?” y “Ese último momento”, entre aplausos del público que le agradecía esta velada tan especial.