Estreno de Disney+

"WandaVision": una divertida comedia con el sello Marvel

La serie logra revitalizar los rasgos propios de los personajes surgidos de los comics; es un inquietante juego de realidades que apunta a los planteamientos de la fuente original en papel

YBkZSw8cXVZ6MMYgjA2G8C
Fotograma de "WandaVision"Especial
Por:
  • Jesús Chavarría .

Luego de lo que fue la cumbre del convencionalizado —pero no por ello menos espectacular y disfrutable—, universo cinematográfico de Marvel, Disney por fin vuelve a abrirle la puerta a otros tratamientos con respecto al concepto de los sujetos con capa y habilidades extraordinarias, esta vez con la serie “WandaVision”, a través de su plataforma digital.

En el protagónico están los estimados Wanda Maximoff y Visión, y la materia prima son dos títulos básicos en su trayecto dentro del mundo las viñetas. El primero de ellos es “Vision Quest”, saga clásica escrita por John Byrne a finales del siglo pasado, que evidenció al extremo los alcances del poder para alterar la realidad y la capacidad para engañarse que posee la también hermana de Quicksilver, en un drama que hizo explotar su lado más oscuro.

El segundo es “Vision", obra de Tom King, uno de los mejores cómics de superhéroes que se han escrito en los últimos años —multipremiado y por cierto publicado en México por SMASH—, un irónico relato en donde se aprovecha la naturaleza del androide para jugar con las convenciones sociales, transgredir el modelo de familia americana de los suburbios, además de reflexionar sobre el doble discurso, la otredad y la estigmatización.

En este caso el resultado es una comedia de situación en toda la línea, que va haciendo un recorrido por la tradición de las mismas, retomando los códigos de lenguaje, incluyendo el simpático uso de efectos de aire artesanal y fragmentos animados, yendo del color al blanco y negro, para vestirse de nostalgia e ir evolucionando como ellas.

Todo entre divertidas y sencillas historias cotidianas que se complican con el agregado de los superpoderes y que los personajes tratan de ocultar tras la fachada de una vida doméstica “normal”, para dar pie a una sátira muy al estilo de producciones de los 60, como “Mi bella genio” o “Hechizada”; de hecho, el intro y la música son un claro homenaje a esta última, lo cual se repetirá de manera subsecuente al ir alcanzando las distintas épocas, manteniendo un marcado espíritu de ingenuidad, que alcanza niveles encantadores, sostenida por la química de los actores.

Claro, es evidente que estamos ante un inquietante juego de realidades que apunta a los planteamientos de la fuente original en papel y del que en este primer tercio de episodios —serán nueve de 30 minutos en total— que hemos tenido oportunidad de ver, sólo han arrojado pequeños y muy bien calculados guiños.

El asunto es que estos apenas y son suficientes para generar cierto interés en la trama de fondo, y si no son llevados hasta sus últimas consecuencias podría quedarse únicamente como un llamativo ejercicio de estilo. Veremos si no les tiembla la mano a la hora de desarrollar el lado retorcido de la propuesta para bordear al menos cierto grado de ironía y de crítica.

Por lo pronto no hay duda de que “WandaVision” es divertida y logra revitalizar los rasgos propios de los personajes al llevarlos a deambular en un tono poco usual pero muy acorde para ellos, del cual los actores Elizabeth Olsen —“Oldboy” (2013)— y Paul Bettany —“Dogville” (2003)— en serio que saben sacarle provecho luciendo un humorístico cambio de registro que pocas veces se les había visto.

La producción aún está en camino de consolidarse, sobre todo por que de fondo no entrega mucho en inicio, pero su presentación es sólida y tiene todo el potencial para abrir el camino a enfoques más diversos y hasta interesantes, para este tipo de entretenimiento.