Toma medidas precautorias

Tribunal ordena continuar con el nuevo patronato de la Mary Street Jenkins

Al ordenarse la permanencia del patronato de la Fundación Mary Street Jenkins, tampoco se pueden cambiar los patronos de la FUDLAP

14
A finales de junio la UDLAP enfrentó procesos legales.Foto: Especial
Por:
  • La Razón Online

El Tribunal de Justicia Administrativa de Puebla ordenó el viernes al Patronato de la Fundación Mary Street Jenkins, como medida precautoria, mantener las cosas en el estado que actualmente se encuentran, es decir, que continúe el nuevo patronato designado el pasado 28 de abril de este año, y no la familia Jenkins.

Lo anterior, luego de una demanda de nulidad presentada por la Junta para el Cuidado de las Instituciones de Asistencia Privada de Puebla.

Esto incide directamente en la situación actual de la UDLAP, pues recordemos que en el capítulo 4º, artículo 7º, de los estatutos de la Fundación Universidad de las Américas Puebla, se establece que sus patronos serán los mismos de la Fundación Mary Street Jenkins.

Al ordenarse por parte de la Sala Unitaria la permanencia del patronato de la Fundación Mary Street Jenkins, tampoco se pueden cambiar los patronos de la FUDLAP, por tanto, continúan intocados ambos patronatos y el nombramiento del rector Armando Ríos Piter.

¿Qué hizo la familia Jenkins?

Algunos de los integrantes de esta familia desfalcaron la Fundación Mary Street Jenkins con más de 720 millones de dólares.

La familia realizó una reforma a los estatutos de la fundación para fraguar y dotar de “aparente legalidad” su desfalco.

¿Cómo desfalcaron la Fundación Mary Street Jenkins?

Cuando la Fundación fue creada, tenía un candado anti-desfalcos: sólo los intereses y rentas que se generaran de su capital, podían ser usados para donativos y actos de caridad.

En noviembre de 2013, los Jenkins modificaron los estatutos para eliminar ese candado, estableciendo que el único fondo intocable era el capital con el que originalmente fue constituida la Fundación, de manera que podían ahora disponer de lo que a su muerte, aportó el fundador William O. Jenkins.

Para esta modificación necesitaron de la ayuda del entonces gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, quien, a través de la Junta para el Cuidado de las Instituciones de Asistencia Privada del estado, aprobó ilegalmente esta modificación y, con ello, el que se llevaran todo el patrimonio de la Fundación.