Lunes 3.08.2020 - 09:26

Llega Lozoya a México

Una acción que confundió a todos, pero a todos

Tres horas después del arribo del exfuncionario sale convoy con fuerte operativo hacia el Reno; López Obrador y Durazo señalan que estaba ahí; Fiscalía da a conocer que fue llevado al hospital por anemia y problemas de esófago; no pisó el reclusorio, está en el Ángeles del Pedregal

Lozoya
Ingreso, ayer, al Reclusorio Norte de una persona que no era Lozoya.Foto: Cuartoscuro
Por:

La aeronave Challenger 605 Bombardier, aterrizó a las 00:45 horas de ayer en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, y se enfiló al hangar de la Fiscalía General de la República (FGR). Afuera, al menos dos docenas de reporteros gráficos esperaban captar el momento del descenso de Emilio Lozoya, exdirector general de Pemex, extraditado de España para enfrentar cargos por asociación delictuosa, cohecho y operaciones con recursos de procedencia ilícita.

El exfuncionario fue sometido a los exámenes de rigor, mismos que detectaron que llegó con una anemia severa que ya le había provocado algunos daños en el esófago, determinó el informe. La familia solicitó que un médico de su confianza lo revisara, y ante la coincidencia en el diagnóstico solicitaron su traslado a un hospital.

Siete camionetas se formaron a la salida del hangar de la FGR; avanzó la primera, pero solo iban escoltas; una segunda que tampoco trasladaba a nadie, y en la tercera alguien gritó: “¡Acá viene!”; esa fue la señal para que todos se volcaran sobre el vehículo, una suburban de color oscuro. Adentro, un sujeto con gorra, cubrebocas y chaleco antibalas se agachaba.

Luego inició el recorrido a toda velocidad hacia el Reclusorio Norte, en el que pocos se percataron que, en un punto, tres de las camionetas se separaron del convoy. Los vehículos no pararon hasta que se abrieron las puertas de las aduanas y lograron entrar al penal. Eran casi las 04:00 horas.

La confusión comenzó a las 7:00, cuando la FGR informó que Lozoya había sido llevado a un hospital y no al penal. Incluso en el equipo presidencial había imprecisiones.

El Presidente, Andrés Manuel López Obrador, adelantó que la audiencia de Lozoya estaba programada para el mediodía, pero Alfonso Durazo, secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, informó que el exdirector de Pemex “fue ingresado en este penal, pero fue trasladado inmediatamente después a un hospital privado”.

“¿Descartaría entonces la posibilidad de que inicien la diligencia hoy al mediodía?”, se le preguntó, a lo que respondió: “no tenemos conocimiento en este momento”. Incluso el primer mandatario se pronunció porque la FGR ofrezca una explicación de por qué fue trasladado a un hospital y no al reclusorio: “nada de acuerdos en lo oscurito, nada de sigilo cuando se trata de asuntos de interés público. Informar, transparentar”.

Incluso, surgió la versión de que ni siquiera iba en las camionetas, y que se trasladó en helicóptero hasta el hospital, ubicado en Periférico Sur, como corroboraron después algunos testimonios de empleados del nosocomio, que escucharon el aterrizaje de una aeronave.

Gráfico

La confusión continúo durante todo el día, se desconocía a que hospital fue ingresado, La Razón, pudo comprobar que se encontraba en el Ángeles del Pedregal.

Otro tema de confusión es si fue puesto a disposición de un juez o cuando iniciaría el proceso en su contra: la FGR aseguró que los jueces ya habían sido notificados, pero el Consejo de la Judicatura, dijo que eso no había ocurrido. Hasta el cierre de la edición, ambos seguían en sus dichos.

Finalmente, la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, reiteró: “Hasta donde tengo entendido no ha llegado al Reclusorio. Tendrá las medidas que tengan que tomarse como cualquier persona que llega. Se le realizará su prueba de Covid como a todas las personas”.