Asegura que es una demanda legítima

AMLO abre la puerta a revisar pacto fiscal

El Presidente señaló que los estados solicitan al gobierno más recursos, "pero también la Federación tiene límites"

Pacto Fiscal-Gobernadores
López Obrador señaló que para atender la deuda los gobiernos pueden aumentar impuestos para financiarse.Foto: Especial
Por:

El Presidente Andrés Manuel López Obrador aceptó revisar un nuevo pacto fiscal como lo proponen algunos gobernadores de diversos partidos, con el fin de mejorar la distribución de los impuestos que recauda la Federación a los estados de la República.

"Entiendo que lo que se busca es un nuevo pacto fiscal para que lo que se recauda a nivel nacional se redistribuya con una nueva fórmula. Eso lo vamos a analizar y es una demanda legítima de los gobiernos estatales y municipales", sostuvo el mandatario.

Durante la conferencia de prensa mañanera, el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, informó a López Obrador que ayer hubo una reunión en Durango de algunos mandatarios estatales que pidieron pasar  a una revisión del pacto fiscal.

"Queremos debatirlo y establecer nuevas reglas, es es la ruta que debemos seguir y nos vamos a mantener en ese propósito", afirmó el representante del Ejecutivo estatal.

Al respecto, el primer mandatario respondió que en el caso de los estados están haciendo un esfuerzo para enfrentar el problema de la deuda, y de manera legítima solicitan al gobierno más recursos, "pero también la Federación tiene límites y tiene que buscar que se mantengan sanas las finanzas, que no se endeude al país".

Informó que el pago por intereses de la deuda pública va hacia arriba y hay un aumento en la liquidación de las pensiones que se debe resolver de fondo porque también se ha elevado. Además, añadió, los estados piden un incremento en la transferencia de recursos federales, que en nuestro caso les hemos quitado.

Aseguró que para atender la deuda que presentan algunas entidades y corregir las finanzas públicas, hay varios caminos, entre ellos aumentar impuestos para que los gobiernos puedan financiarse; otro es contratar o reestructurar las deudas, y también apostar que no haya fugas del presupuesto por actos de corrupción.

"Sobre todo que no haya corrupción para que rinda más el dinero porque antes se optaba por el endeudamiento, el aumento de impuestos, y además había muchísima corrupción y se iba el dinero del presupuesto por el caño de la corrupción", reiteró.

López Obrador mencionó que heredó una gran deuda de las administraciones anteriores, ya que con Vicente Fox dejó esa problemática con 1.7 billones de pesos; al finalizar Felipe Calderón el monto ascendió a 5.2 billones, y al término del sexenio de Enrique Peña era alrededor de 10 billones de pesos. 

JVR