Innsbruck identifica resto óseo de Christian Rodríguez

Hallan a normalista a 800 m del basurero de Cocula

Fiscalía localizó 15 indicios en la Barranca La Carnicería en noviembre de 2019; el sitio ya había sido revisado antes; Buitrago, del GIEI, asegura que en 2015 la PGR negó acceso a información de diligencias en ese lugar; nueva línea de investigación tras romperse pacto de silencio, dice Encinas; “la única verdad es que no hay verdad”

antimonumento-43
Antimonumento por los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa en Acapulco, Guerrero.Foto: Cuartoscuro
Por:

Por Jorge Chaparro y Jorge Butrón

A casi seis años de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa en Iguala, Guerrero, la Fiscalía General de la República (FGR) identificó los restos de Christian Alfonso Rodríguez Telumbre, uno de los estudiantes, información que fue también corroborada por el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF).

De acuerdo con el fiscal especial para el caso Ayotzinapa, Omar Gómez Trejo, entre el 21 y 29 de noviembre de 2019 se realizó la búsqueda en la barranca de La Carnicería que se localiza a 800 metros del basurero de Cocula del municipio guerrerense. Ahí se recuperaron 15 indicios que fueron embalados en el lugar en presencia de representantes de la Comisión de la Verdad para el caso Ayotzinapa y en febrero pasado la evidencia recuperada se analizó por los peritos de la propia dependencia y de los expertos del equipo argentino forense. 

La Fiscalía indicó que se eligieron seis piezas que podrían ser susceptibles de ser procesadas para la extracción de ADN, las cuales se enviaron en valija diplomática por el mismo Gómez Trejo, al Instituto de Genética de la Universidad de Innsbruck, en Austria, el cual confirmó la identidad de Rodríguez Telumbre el pasado 19 de junio.

El domingo se informó a la familia de Christian sobre los resultados y más tarde a las familias de los demás normalistas. Sin embargo, Gómez Trejo no dio a conocer alguna teoría de cómo los restos del joven llegaron a ese lugar.

Christian Alfonso Rodríguez Telumbre, estudiante de la normal de Ayotzinapa desaparecido en 2014.Foto: Especial

El dictamen que dio a conocer la FGR también fue respaldado por el EAAF, pero a diferencia de la Fiscalía, indicó que la diligencia ocurrió entre el 20 y el 28 de noviembre de 2019, cuando “se hallaron más de 100 fragmentos óseos no articulados dispersos en superficie en un radio aproximado de 200 metros”, que corresponden al menos a dos personas.

Peritos argentinos también participaron en la selección de muestras a ser procesadas genéticamente. De acuerdo con los expertos, debido a la exposición al calor y la fragmentación se dificultó la recuperación del material genético, por ello sólo se recuperaron tres muestras óseas para su envío a Innsbruck

El EAAF también realizó un dictamen complementario en el que reporta 99.99 por ciento de probabilidad de parentesco y genética poblacional de Christian Rodríguez y sus padres. Este informe fue entregado a la propia familia del joven y al fiscal del caso, Omar Gómez Trejo.

La noche de los hechos en Iguala, Christian Alfonso viajaba en el autobús 1531 de Estrella de Oro, unidad que, de acuerdo con los reportes oficiales, se encontró debajo del puente El Chipote, frente al Palacio de Justicia de Iguala.

Gráfico

Originario del barrio de Tixtla, Guerrero, Christian tenía 19 años de edad cuando fue desaparecido. Su sueño era estudiar para salir adelante y sacar de la pobreza a su familia; sin embargo, lo que más le apasionaba era la danza folklorica que practicaba desde pequeño.

Al normalista le apodaban El Clark debido a que tenía lentes de pasta negra y gruesos, que asimilaban al personaje de caricaturas Superman; además en la prepa le decían Soncho y en la escuela Rural Isidro Burgos, le apodaban Hugo.

El estudiante quería ser veterinario o maestro de educación especial; sin embargo, eso le representaba gastos a su familia que no tenía, por ello decidió ser maestro de la rural de Ayotzinapa.

Antes de él, ya habían sido identificados los restos de Alexander Mora Venancio, en 2014, y casi un año después los de Jhosivani Guerrero de la Cruz, en septiembre de de 2015.

  • El dato: Desde octubre de 2014, el EAAF actúa como perito independiente a pedido de los familiares de los 43 estudiantes desaparecidos y las organizaciones que los acompañan.

La única verdad es que no hay verdad: Encinas

El subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración de la Secretaría de Gobernación (Segob), Alejandro Encinas, aseguró que en el caso Ayotzinapa “la única verdad es que no hay verdad”, tras dar a conocer el hallazgo de los restos del normalista Christian Rodríguez en una barranca de Cocula, Guerrero.

El funcionario precisó que el nuevo descubrimiento marca una nueva ruta en la investigación en el caso, pues no sólo derrumba la verdad histórica, sino genera nuevos indicios y pruebas en los análisis para esclarecer los hechos.

Añadió que habrá reacciones que pretendan descalificar los avances obtenidos hasta la fecha en la investigación, y dijo que la administración federal no va a intentar una nueva verdad histórica, pues el objetivo es hacer justicia con las familias de los hasta ahora desaparecidos.

Vamos a continuar con esta ruta y a asumir el compromiso de que nosotros no vamos a inventar una nueva verdad histórica porque lo que tenemos que hacer es justicia con los familiares

Alejandro Encinas, Subsecretario de Gobernación

Adelantó que el viernes se reunirán los padres de los estudiantes con el Presidente de México, el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y el titular de la Fiscalía General de la República (FGR), para conocer más avances del caso.

El subsecretario informó que se realizaron otros hallazgos en un perímetro cercano al lugar donde se encontraron los restos, mismos que serán enviados a Innsbruck para analizar su contenido genético.

Por separado, la Fiscalía General de la República (FGR) destacó que “con este nuevo hallazgo, como lo señaló el Fiscal General de la República, Alejandro Gertz Manero, la verdad histórica se acabó. Y enfatizo, el caso sigue abierto”; además, adelantó que no se precipitarán los resultados ni difundirán conclusiones que no cuenten con sustento.

A través de sus redes sociales, la FGR añadió: “Hemos roto el pacto de impunidad y de silencio en que se encontraba el caso Ayotzinapa, que negaba el derecho a la verdad y justicia. Hoy decimos ¡Esto no es así! Está es una nueva etapa que rompe con la narrativa de una mentira que cerró más posibilidades de buscar y encontrar”.

La dependencia aseguró que a partir de este momento, la verdad será la que impere en la investigación, pues la búsqueda de los estudiantes normalistas llegará hasta las últimas consecuencias, haciendo valer el derecho de la justicia. Además, adelantó que enviará otros restos a la Universidad de Innsbruck para su análisis. 

gi