Anuncian nuevas restricciones

Suben de 3 a 10, estados con ocupación hospitalaria arriba de 70% en 15 días

Camas en UCI, llenas en Colima y Nayarit; Durango y Querétaro, arriba de 90%; 4 más, entre 80 y 85%... ayer nuevo repunte: 21,519 casos; semáforo perfila retroceso en 7 entidades; Gatell anuncia que clases serán actividad esencial para que aun en rojo no se suspendan

COVID-19 Acapulco
Suben de 3 a 10, estados con ocupación hospitalaria arriba de 70% en 15 díasFoto: Cuartoscuro
Por:
  • Frida Sánchez

En las últimas dos semanas se triplicó la cantidad de estados cuyos hospitales de atención Covid, con camas en unidades de cuidados intensivos, están saturados.

Mientras que el 22 de julio sólo tres entidades reportaban saturación mayor al 70 por ciento —Colima y Morelos al 100 y Yucatán al 80—, para el 4 de agosto, 10 estados superaron el 70 por ciento de ocupación hospitalaria, y con ello el riesgo de saturación.

Se trata de Colima y Nayarit, cuyas camas de cuidados intensivos están ocupadas al 100 por ciento; Durango, con 97.3; Querétaro, 90; Oaxaca, Zacatecas, Sinaloa y Michoacán, con entre 80 y 85; y la Ciudad de México y Nuevo León, 78 por ciento de sus instalaciones para pacientes en estado grave, de acuerdo con la plataforma de la Red IRAG.

Además, en la última quincena el país pasó de no tener ningún hospital con camas generales con ocupación mayor al 70 por ciento, a tener cinco entidades con saturación en rojo el pasado miércoles: Colima, con 90.9 por ciento; Ciudad de México, 77.6; Guerrero, 76.4; Durango, 74.8, y Nayarit, 71 por ciento.

Hace dos semanas, nueve estados presentaban saturación de entre 50 y 69 por ciento, en nivel medio de ocupación, y para el 4 de agosto, este indicador subió a 11: Nuevo León, Hidalgo, Veracruz, Puebla, Estado de México, Sinaloa, Oaxaca, Jalisco, Sonora, Quintana Roo y Morelos.

La tercera ola de contagios de Covid-19 y el aumento de casos, hospitalizaciones y decesos, mantiene en alerta a los gobiernos estatales, algunos de los cuales han extremado medidas.

Gráfico

En Nuevo León, donde el secretario de Salud, Manuel de la O Cavazos, llamó la atención de los ciudadanos, al asegurar que “les vale gorro” la pandemia y salen de vacaciones o de fiesta, sin tomar en cuenta las medidas, ayer se anunció que a partir del lunes 9 de agosto habrá nuevas restricciones, entre las que destaca la suspensión de eventos masivos, conciertos o los festejos del Grito de Independencia; además, la entrega de informes o tomas de protesta durante el cambio de gobiernos municipales no podrán ser masivas.

Ante el aumento de casos que obligaron a retroceder del amarillo al naranja a Durango, a partir de ayer, jueves, se aplicaron nuevas medidas. Aunque no habrá cierre de establecimientos comerciales, como en la primera ola, los espacios cerrados, así como cafeterías, restaurantes y áreas de alimentos, cines, teatros y espacios deportivos sólo podrán ofrecer servicio al 50 por ciento de su capacidad.

Además, quedan prohibidos los eventos masivos y, en la capital del estado, se prevé el cierre de bares y centros nocturnos durante el fin de semana.

En San Luis Potosí, el secretario de Salud, Miguel Lutzow, alertó por el repunte en las hospitalizaciones, al registrar 33 nuevos ingresos de martes a miércoles, un 16 por ciento, “cifra récord en meses (y) la peor jornada hospitalaria de la tercera ola. Otro mal dato: estamos llegando a números de defunciones que no estábamos promediando las últimas semanas”.

En Michoacán, los municipios de Morelia y Lázaro Cárdenas se mantienen en rojo esta semana, de nivel máximo de riesgo, mientras las imágenes de hospitales saturados, como el General de Pátzcuaro, vuelven a ser el foco de preocupación.

En Oaxaca, a partir de esta semana y durante 15 días regresó la ley seca de 21:00 a 9:00 horas del día siguiente, y se cerraron las playas de zonas turísticas como Puerto Escondido, como medida para evitar la movilidad.