Ante su primer brote de COVID-19

Corea del Norte apunta a relajar restricciones COVID-19 ante caída de contagios

Autoridades de Corea del Norte se reunieron para discutir el relajamiento de restricciones COVID-19 en la nación; hasta este domingo, reportó 89 mil 500 nuevos pacientes con síntomas de fiebre

Kim Jong Un, gobernante de Corea del Norte, en la reunión del politburó.
Kim Jong Un, gobernante de Corea del Norte, en la reunión del politburó.Foto: AP/Especial
Por:
  • La Razón Online /Associated Press

El gobernante de Corea del Norte, Kim Jong Un, junto con otros altos funcionarios, discutieron este domingo revisar las “estrictas restricciones” adoptadas contra la pandemia por COVID-19, ante la aseveración de que disminuye el primer brote en el país.

Durante la reunión del politburó se dejó entrever que “en breve” relajarán el conjunto de limitaciones impuestas, después de que se reconociera este mes la emergencia de Ómicron en medio de las preocupaciones sobre su situación económica y alimentaria.

Kim Jong Un y miembros del grupo evaluaron la situación de la pandemia; mientras comentan que está controlada y mejora en todo el país, según la Agencia Central de Noticias de Corea (KCNA por sus siglas en inglés).

El politburó examinó el asunto de coordinar efectiva y rápidamente y ampliar las normativas y lineamientos contra la epidemia dada la actual situación estable contra la pandemia

Agencia Central de Noticias de Corea

Casos COVID-19 en Corea del Norte

Hasta este domingo, Corea del Norte reportó 89 mil 500 nuevos pacientes con síntomas de fiebre, quienes aumentaron a 3.4 millones su total de casos; sin embargo, no mencionaron si existieron muertes adicionales.

La anterior cifra de fallecimientos fue de 69 personas para una tasa de mortalidad de 0,002% hasta el pasado viernes, la cual se considera demasiado baja, ya que ningún otro país registró dicho porcentaje en su lucha contra COVID-19, incluidas las economías avanzadas.

De acuerdo con The Associated Press, expertos del exterior opinan que el gobierno norcoreano difunde cifras de fallecimientos menores a las reales, con el objetivo de impedir algún daño político a Kim.

El argumento es que la  mayoría de sus 26 millones de habitantes no están vacunados; además, carecen de la capacidad hospitalaria para atender a pacientes en condición grave.

No obstante, otros sospechan que la nación pudo exagerar sus casos iniciales de fiebre, en un intento para reforzar el control interno sobre su población.

Cabe recordar que. debido al brote, Corea del Norte dispuso un confinamiento nacional, aisló todas las unidades de trabajo y residenciales unas de las otras; incluso, prohibió el tránsito de personas de región a región.

Con información de AP

MAEP