Sube 11 puntos

Pese a mal manejo de pandemia, popularidad de Bolsonaro alcanza pico máximo

Desde diciembre revierte en once puntos porcentuales la tendencia de opiniones desfavorables; estiman que se debe a la entrega de subsidios

2020-09-22T151316Z_1849055806_RC2R3J9RB83C_RTRMADP_3_UN-ASSEMBLY-BRAZIL
El presidente brasileño, durante el mensaje enviado a la ONU el martes pasado.Foto: Reuters
Por:

La popularidad del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, se encuentra en el punto más alto desde el inicio de su mandato, a pesar de su polémica gestión de la pandemia y su política ambiental.

De acuerdo con un sondeo, elaborado por el instituto Ibope, Bolsonaro tiene un aumento de once puntos en el porcentaje de brasileños que califican la gestión del líder ultraderechista de "óptima" o "buena", frente a 29 por ciento que opinaba lo mismo en diciembre del año pasado.

"La popularidad del presidente Jair Bolsonaro revierte la tendencia de caída que persistió durante el año pasado y mejora entre diciembre de 2019 y septiembre de 2020", señaló el CNI en un informe.

El resultado refleja una tendencia al alza en la popularidad de Bolsonaro que ya había anticipado otro sondeo de la firma Datafolha, divulgado a mediados de agosto y que fijó la tasa de aprobación del gobernante en 37 por ciento.

Por otro lado, 50 por ciento de los brasileños aprobó su manera de gobernar, frente a 41 por ciento de la encuesta de diciembre pasado.

Según el CNI, la tasa de aprobación del gobierno de Bolsonaro mejoró "principalmente entre los entrevistados con hasta un salario mínimo", que en Brasil es de aproximadamente 200 dólares, y entre aquellos "con menor grado de estudios".

Las áreas mejor evaluadas del Ejecutivo son seguridad pública (51 por ciento), combate al hambre y la pobreza (48 por ciento), educación (44 por ciento) y salud (43 por ciento), de acuerdo con la encuesta.

Según los especialistas, la subida en los índices de popularidad de Bolsonaro se debe a la distribución de subsidios durante la pandemia para los trabajadores informales, desempleados y familias vulnerables, una política que el gobierno ha prorrogado hasta diciembre de este año.

olr