ONU advierte catástrofe humanitaria

Avanza el Talibán tras salida de tropas de EU

En ataque relámpago toma 4 ciudades; 2 de ellas las más grandes: Herat y Kandahar

talibanes-estados unidos-ok
El humo se eleva después de los enfrentamientos entre los talibanes y el personal de seguridad afgano, en Kandahar, al suroeste de Kabul, Afganistán.Foto: AP.
Por:
  • La Razón Online

Los talibanes completaron su barrido en el sur de Afganistán, tomando cuatro capitales provinciales más en una ofensiva relámpago que los acercó a Kabul pocas semanas antes de que Estados Unidos termine oficialmente su guerra de dos décadas.

En las últimas 24 horas, la segunda y tercera ciudades más grandes del país, Herat en el oeste y Kandahar en el sur, han caído en manos de los insurgentes, al igual que la capital de la provincia sureña de Helmand, donde fuerzas estadounidenses, británicas y de la OTAN. libró algunas de las batallas más sangrientas del conflicto.

El bombardeo a través del corazón del sur de los talibanes significa que los insurgentes ahora controlan la mitad de las 34 capitales provinciales de Afganistán y controlan más de dos tercios del país. El gobierno respaldado por Occidente en la capital, Kabul, todavía tiene algunas provincias en el centro y este, así como la ciudad norteña de Mazar-i-Sharif.

Si bien Kabul aún no está directamente amenazada, los talibanes resurgidos estaban luchando contra las fuerzas gubernamentales en la provincia de Logar, a unos 80 kilómetros (50 millas) de la capital. El ejército estadounidense ha estimado que Kabul podría verse bajo presión insurgente en 30 días y que los talibanes podrían invadir el resto del país en unos pocos meses. Ya se han apoderado de gran parte del norte y oeste del país.

En el sur, los insurgentes tomaron tres capitales provinciales el viernes: Lashkar Gah, capital de Helmad; Qalat, de Zabul, y Tirin Kot, de Uruzgan.

LOS DEJAN SOLOS

La OTAN apoyará al gobierno afgano “lo más que pueda (y) adaptará” su presencia diplomática, anunció el viernes su secretario general, Jens Stoltenberg, al concluir una reunión con los embajadores de la Alianza en Bruselas tras la decisión de Estados Unidos y Reino Unido de evacuar a sus ciudadanos.

“Los talibanes deben entender que no serán reconocidos por la comunidad internacional si toman el país por la fuerza. Seguimos comprometidos con apoyar una solución política para el conflicto”, dijo.

“La evacuación” del país estuvo en el centro de la discusión, con las opciones y adaptaciones militares requeridas para poder llevar a cabo el desalojo; sin embargo, no se tomó ninguna decisión durante el encuentro. Las conversaciones sobre la situación fueron “realistas” y, con ello, el secretario general buscaba evitar que cunda el sentimiento de “sálvese quien pueda”, comentó uno de los participantes.

Sin embargo, las agencias de la ONU advirtieron ayer de una catástrofe humanitaria en Afganistán, ya que los avances de los talibanes están forzando a decenas de miles de personas a dejar sus hogares en medio de la propagación del hambre.

“Nos tememos que lo peor está por llegar y que la mayor ola de hambre se acerca rápidamente. La situación tiene todas las características de una catástrofe humanitaria”, dijo Thomson Phiri, del Programa Mundial de Alimentos.

Más de 250 mil personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares desde mayo, el 80 por ciento de ellas mujeres y niños, dijo la agencia de la ONU para los refugiados. Otro funcionario de la ONU dijo que miles de personas se están precipitando desde las zonas rurales hacia la capital, Kabul, y otros centros urbanos en busca de refugio y duermen al aire libre.

Con información de AP.