Prevén amparos y alza de precios

CCE: en reforma a Ley de la Industria Eléctrica no nos escuchamos, faltó tiempo

El CCE consideró que el costo de la reforma se pagará con mayores tarifas a las empresas, insumos más costosos para los consumidores o a través de impuestos 

carlos_salazar_cce_2
Carlos Salazar Lomelín, presidente del CCEFoto: Especial
Por:
  • Ana Martínez

Es preocupante la decisión de aprobar la reforma a la Ley de la Industria Eléctrica, porque no nos dimos el tiempo ni la oportunidad de debatirla; sin duda, habrá amparos y alza en tarifas, aseveró Carlos Salazar Lomelín, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE). 

Durante el "Foro Electricidad para el Futuro de México", organizado por el CCE, el empresario manifestó su descontento a la iniciativa que fue aprobada esta madrugada por el Senado de la República en lo general y en lo particular, que beneficiará a la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

“Nos preocupa la conclusión de esta madrugada. No nos dimos el tiempo, no nos dimos la oportunidad de debatir, no nos escuchamos, no tuvimos la facilidad de poder argumentar y contrastar las diferentes visiones que pudieran conducir a mejores decisiones de nuestro país”, lamentó el dirigente del Consejo Coordinador Empresarial.

En este sentido, afirmó que la soberanía en México no se obtiene con retórica ni discursos, sino que se construye cuando una sociedad es lo suficientemente eficaz y eficiente cuando tiene debates para encontrar las mejores decisiones en cada uno de los pasos que tiene que tomar.

Ante la premura en la aprobación de la reforma eléctrica del Presidente Andrés Manuel López Obrador, el CCE previó que los inversionistas que destinaron recursos “de buena fe” en el país tendrán alguna protección del Poder Judicial a sus intereses legítimos.

Carlos Salazar Lomelín también mencionó que no se puede manejar que la electricidad no les subirá a los hogares, pero sí les subirá a todos los agentes económicos que de por sí ya pagan 26 por ciento más caro y que con la reforma se adicionarán 60 mil millones de pesos anuales, que tendrán que ser financiados de alguna manera, por alza en tarifas o subsidio.

“En última instancia, cualquiera de las dos alternativas que se seleccione tendrá un impacto en los consumidores finales. El consumidor tendrá que pagar vía precios, ese pantalón que le va a salir más caro, esa camisa, bien que va a comprar, ese kilo de tomate que va a consumir, ese kilo de pasta, o ese kilo de carne, será más caro porque la electricidad para producirlo será más cara”, afirmó.

Abundó en que otra opción será pagar el alza de 60 mil millones de pesos por medio de impuestos, para poderle dar al erario nacional la cantidad de dinero suficiente para poder financiar la polémica reforma. 

VEN PANORAMA ADVERSO PARA IMPUGNAR 

La impugnación de la reforma a la Ley de la Industria Eléctrica será más complicada que la política de confiabilidad, por lo que es probable que muchos amparos no sean exitosos, previó César Hernández, ex subsecretario de electricidad de la Secretaría de Energía (Sener).

El exfuncionario detalló que no es lo mismo impugnar una Ley a una regulación, por lo que hay un panorama adverso para estos actos jurídicos.

“Va a depender mucho de tener una buena línea de comunicación con las autoridades, porque la reforma es un paso, pero está sujeta a una implementación regulatoria. El Presidente hoy dijo algunas expresiones que sugerían una disposición al diálogo aunque sea post a la reforma”, manifestó.

César Hernández estimó que habrá un camino cuesta arriba en las impugnaciones de lo que se tiene registrado por experiencia en otras iniciativas de la Sener.