Tercera ola de contagios, principal motivo

Anticipan caída del PIB en el tercer trimestre del año

Contracción del IGAE en agosto fue una “sorpresa desagradable”, dice el subgobernador del Banxico, Jonathan Heath; CIDE destaca avance de economía, pero por estímulos de EU

banxico_
Jonathan Heath, subgobernador de Banxico, en la presentación del libro "Lecturas en lo que indican los indicadores".Foto: Especial
Por:
  • Ana Martínez

La tercera ola de Covid-19 en el país, que provocó medidas restrictivas de movilidad, podría llevar al Producto Interno Bruto (PIB) correspondiente al periodo julio-septiembre a tasas negativas, aunque no comprometería el crecimiento de 6.0 por ciento en promedio esperado para el cierre del año, previeron expertos.

Jonathan Heath, subgobernador del Banco de México (Banxico), anticipó que el resultado del PIB durante el tercer trimestre del 2021, que el próximo viernes dará a conocer el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) de forma oportuna, podría registrar una tasa negativa en su comparación con el periodo previo, más que una desaceleración, debido al alza de contagios de coronavirus que se registró especialmente en julio y agosto. 

Explicó que el resultado del Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE) de agosto fue una “sorpresa desagradable”, ya que cayó 1.6 por ciento mensual y se esperaba un estancamiento respecto al resultado de julio pasado, de acuerdo con lo previsto en el Indicador Oportuno de la Actividad Económica (IOAE).

“Muy seguramente vamos a ver una tasa negativa en el tercer trimestre. Seguramente se va a ver compensado en el cuarto trimestre por la base de comparación y, entre otras diferentes cosas, por la eliminación de los semáforos epidemiológicos, con un crecimiento, aunque no sé si lo va a lograr compensar completamente o no”, dijo en la presentación de su libro “Lecturas en lo que indican los indicadores”. 

El subgobernador Heath todavía ve viable que la economía mexicana crezca 6.0 por ciento este año. “Obviamente será un poco más difícil por el resultado del tercer trimestre, pero todavía es algo que ojalá que pudiéramos llegar a crecer. Sigue siendo un crecimiento mediocre, después de una caída de 8.5 por ciento del año anterior. En 2023 se podría iniciar una nueva etapa de expansión”.

Por su parte, Raúl Feliz, el profesor-investigador del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), pronosticó que el resultado del PIB será de una contracción puntual de 0.8 por ciento trimestral, pero año contra año crecerá 5.2 por ciento. Señaló que, al igual que en Estados Unidos, a partir del cuarto trimestre la economía volverá a acelerarse.

Precisamente es la economía estadounidense, dijo, la que impulsa a la mexicana a través de un aumento en las exportaciones y las remesas, pues el principal freno de México fue la falta de estímulos a empresas durante la pandemia, con el fin de que no cerraran tantos negocios y no se perdieran empleos. Por ello, y ante un lento avance de la inversión y el consumo, aseveró que la recuperación tras la pandemia está incompleta.

En cambio, la agencia Reuters dio a conocer que la mediana de los pronósticos de 13 analistas estimó un alza entre julio y septiembre de 0.1 por ciento para el Producto Interno Bruto frente al crecimiento de 1.5 por ciento en el segundo trimestre, de acuerdo con cifras desestacionalizadas. A tasa interanual, según estas previsiones, el PIB habría registrado un avance de un 6.0 por ciento.

Recordó que la economía mexicana sufrió el año pasado una contracción de 8.5 por ciento, su peor desempeño desde 1932 durante la Gran Depresión. Analistas del sector privado esperan una expansión de 6.2 por ciento al cierre de este año, según un sondeo del Banco de México publicado a principios del presente mes.

DAÑOS DE REFORMA ELÉCTRICA, PEORES QUE EL NAIM

 Por otro lado, Raúl Feliz consideró que si se aprueba la reforma eléctrica que planteó la actual administración el impacto en el clima de confianza hacia la Iniciativa Privada será mayor que el observado tras la decisión de cancelar el Aeropuerto de Texcoco y dar paso al de Santa Lucía.

El experto comentó que con lo que se plantea se llevará al país a una serie de disputas innecesarias que se pueden convertir en un obstáculo hacia la recuperación completa tras la pandemia y una tasa de crecimiento más alta en el largo plazo.

“La Cuarta Transformación tiene sus objetivos. Se esperaría que haya una negociación con los proveedores de capital, porque sin capital el país no va a funcionar muy bien. Ahí hace falta un acuerdo para aumentar la tasa de crecimiento y completar la recuperación. Un acuerdo con los que hoy gobiernan con el voto y con los que tienen el capital”, señaló el académico del CIDE.

  • El dato: El Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE) cayó 1.6 por ciento mensual y se esperaba un estancamiento respecto al resultado de julio pasado.

RFH