Buscan acuerdo en comercio automotriz

México pide consulta por regla de origen

La Secretaría de Economía detalló que México y Estados Unidos tienen 75 días para solucionar conflicto sobre la regla de origen automotriz, incluida en el T-MEC

Automotriz
De no tener una solución satisfactoria sobre la regla de origen automotriz del T-MEC, México podría dar paso a un Panel de Solución de Controversias.Foto: Pexels
Por:
  • Ana Martínez

México y Estados Unidos iniciaron una etapa de consultas sobre la interpretación y aplicación de la regla de origen del sector automotriz incluída en el T-MEC; sin embargo, en caso de no llegar a un acuerdo, se daría paso a un Panel de Solución de Controversias.

A través de un comunicado, la Secretaría de Economía (SE) detalló que ambos países tendrán 75 días para solucionar la controversia durante esta etapa. Abundó en que este proceso no implica una disputa del mecanismo general de solución de controversias que prevé el T-MEC.

En caso de no llegar a un acuerdo mutuamente satisfactorio sobre la correcta aplicación e interpretación de estas disposiciones, México podrá solicitar el establecimiento de un panel para que decida sobre este asunto

Secretaría de Economía

Por ello, dijo que México tiene la voluntad de solucionar la controversia durante la etapa de consultas, buscando tener un mejor entendimiento de la aplicación de estas disposiciones por parte de Estados Unidos en el comercio automotriz.

A su vez, aseguró que se reafirma su compromiso por defender los intereses de la industria nacional exportadora de vehículos al mercado norteamericano.

El viernes se dio a conocer que, en una carta enviada a la representante comercial de Estados Unidos, Katherine Tai, México asevera que la interpretación de Washington de las reglas es incompatible con el texto que firmaron las tres partes.

¿Cuál es el problema con la regla de origen automotriz?

La regla de origen, integrada en el Capítulo 4 del T-MEC, establece un incremento en el contenido regional automotriz de 62 por ciento a 75 por ciento en los primeros tres años desde la entrada en vigor del acuerdo.

El problema radica en que, mientras nuestro país considera que se cumple el contenido regional con piezas que le compra a la nación americana, Estados Unidos piensa que todos los insumos de un auto deben producirse en el mismo territorio.