Jueves 1.10.2020 - 02:33

Avatar del Arturo Damm Arnal

Arturo Damm Arnal

Por algo se empieza (IX)

PESOS Y CONTRAPESOS

Arturo Damm Arnal
Arturo Damm Arnal
Por:

El INEGI dio a conocer el Índice de Confianza del Consumidor, ICC, para julio, los Indicadores de Empresas Comerciales, IEC, para junio, y los Indicadores del Sector Servicios, ISS, también para junio. En los tres casos se confirma lo que he venido analizando en esta serie de columnas tituladas Por algo se empieza: dejamos de empeorar, tocamos fondo, no seguimos hundiéndonos. Y por algo se empieza. Antes de empezar a mejorar debemos dejar de empeorar. En esas estamos.

El ICC, como todo índice, va de 0 a 100 puntos. Entre 0 y 50 hay desconfianza. Entre 50 y 100 hay confianza. 0 es igual a total desconfianza y 100 es igual a confianza total. Fue en mayo cuando el ICC alcanzó su nivel más bajo desde que empezó el Efecto Covid (la Jornada de Sana Distancia y el cierre parcial de la economía), en 31.1 unidades, que subió a 32.0 en junio y a 34.4 en julio. La mala noticia: sigue habiendo desconfianza entre los consumidores. La buena: va siendo menor (se aleja del 0 y se acerca al 50), debiendo destacar que la desconfianza de los consumidores es menor con relación a las condiciones esperadas de la economía familiar dentro de un año (48.2 puntos), que con relación a la situación esperada de la economía del país transcurridos doce meses (43.2 unidades).

En términos mensuales, según el IEC, para el comercio mayorista, en mayo los ingresos decrecieron 5.1 por ciento y en junio crecieron 11.1; en mayo el personal ocupado se contrajo 3.4 y en junio aumentó 2.8; en mayo las remuneraciones decrecieron 6.0 y en junio crecieron 0.6.

Para el comercio minorista los resultados fueron: en mayo los ingresos crecieron 0.8 por ciento y en junio lo hicieron al 7.8; en mayo el personal ocupado aumentó 1.0 y en junio aumentó 0.2; en mayo las remuneraciones decrecieron 0.3 y en junio decrecieron 0.9. El que en junio el personal ocupado haya crecido menos, y las remuneraciones hayan decrecido más, ¿quiere decir que se agotó el potencial de recuperación, por lo menos a corto plazo? Para responder hay que esperar los resultados de julio y agosto.

Para el sector de los servicios (privados y no financieros), según el ISS, en términos mensuales, en mayo los ingresos decrecieron 2.3 por ciento y en junio el resultado fue 0.0; en mayo el personal ocupado disminuyó 3.1 y en junio lo hizo 0.2; en mayo las remuneraciones decrecieron 7.3 y en junio crecieron 1.4.

En términos generales los números confirman que, en muchos casos, ya tocamos fondo y ya estamos nadando hacia la superficie. La pregunta es cuánto tardaremos en salir a flote. Los momentos son tres: tocar fondo, nadar hacia la superficie, salir a flote. Estamos entre el primero y el segundo, y para el tercero todavía falta.

¡Por algo se empieza!