La UE se resquebraja ante la pandemia

Lopez Obrador se suma a la petición de liberar a Julian Assange
Por:
  • hector_badillo

Ante la pandemia de Covid-19 no todo es unión: ha dejado más de 722 mil casos confirmados y casi 34 mil muertes en todo el mundo. Los países ricos dentro de la Unión Europea se muestran renuentes a establecer una respuesta comunitaria para paliar los costos económicos del brote, que ha azotado principalmente a Italia y España, dos países que arrastran problemas económicos desde la crisis de 2008.

La rápida expansión del coronavirus afecta no sólo la salud de los humanos, también los sistemas económicos y sociales que se han visto afectados ante la emergencia sanitaria que ya perjudica prácticamente a todos los países del mundo. La pandemia no es la única razón de este golpe, según expertos, pero ha sido el detonante de esta crisis económica que dejará secuelas aún impredecibles. Dentro de este panorama, las zonas más afectadas por el virus han sido países europeos que no supieron manejar la crisis y cuyas curvas de contagio se dispararon rápidamente, ocasionando el desplome de sus sistemas sanitarios ante la incapacidad de atender miles de casos de urgencia extrema que se presentaron. Italia y España se mantienen en emergencia sumando diariamente cientos de muertes y miles de contagios que no dejan de incrementarse a pesar de las mediadas de aislamiento que se han implementado dese hace 15 días.

Cabe mencionar que la Unión Europea es un bloque de naciones que fue establecido en 1993, con la intención de unificar la integración y gobernanza de los Estados de Europa. Bajo este criterio, los ministros de Finanzas han expresado su apoyo a generar una línea de crédito del fondo de rescate para que sea utilizada a fin de costear los problemas económicos que enfrentarán los países europeos. Sin embargo, naciones ricas como Alemania y, principalmente Holanda, han rechazado la creación de un proyecto para compartir los gastos que pueden generar los efectos de la pandemia. Ahora la decisión recae en los jefes de Estado y la respuesta no luce alentadora para los más afectados.

La incertidumbre de lo que viene después de la emergencia sanitaria, que ha frenado la vida económica y social de los países, se centra en una posible recesión económica que afecte los mercados más débiles, como sucedió en 2008 por la crisis que golpeó a todo el mundo. Ante esta posible recesión, naciones como Holanda se niegan a ser pararrayos de la tormenta que se avecina. España exige una respuesta conjunta ante la emergencia y pide la creación de un fondo que permita sostener el desempleo comunitario y la creación de bonos para que todo el bloque europeo pague los costos de la crisis detonada por el coronavirus que afectará distintas industrias.

La negativa de países ricos en Europa para generar una respuesta conjunta ya generó polémica en la Eurocámara y figuras como el primer ministro de Portugal, Antonio Costa, manifestaron su desprecio a las expresiones del ministro de Finanzas holandés, quien pidió una investigación a España por la falta de recursos para contener la pandemia, especulando que existe corrupción en el manejo de dichos recursos. Esteban Gonzáles, representante del Partido Popular en el Parlamento Europeo, criticó duramente a la UE por la falta de un acuerdo en común para sostener la crisis que viven todos los países del bloque. Una grieta notable que podría traer la salida de más naciones de la Unión Europea.

Bajo este contexto, el posible suicidio del ministro de Finanzas alemán, Thomas Schafer, en una vía de tren, prende una alerta más sobre la posible crisis que dejará la pandemia y podría ser una causante de la inesperada muerte del político que refleja la preocupación de los expertos ante esta situación inesperada que azota a todo el planeta.

No se debe caer en especulaciones ni en pánico, pero no hay que tener tres dedos de frente para entender que esta crisis dejará secuelas importantes en la economía mundial, que de por sí ya enfrentaba un deterioro creciente y los países más pobres, como nuestro México, son los más vulnerables ante una crisis latente en la economía mundial.