Más detalles salen a la luz

Afirman que bebé hallado muerto en penal de Puebla fue extraído de panteón de Iztapalapa

La presidenta de Reinserta, Saskia Niño de Rivera, informó que ya está en contacto con los padres del menor, quienes aseguran que falleció el pasado 5 de enero y fue enterrado en un panteón de Iztapalapa  

Centro Estatal de Reinserción Social (CERESO) en San Miguel, Puebla, donde fue hallado  el cadáver del menor.
Centro Estatal de Reinserción Social (CERESO) en San Miguel, Puebla, donde fue hallado  el cadáver del menor.Foto: Especial
Por:
  • La Razón Online

La presidenta de la organización Reinserta, Saskia Niño de Rivera, informó que el bebé hallado muerto en un penal del estado de Puebla pudo haber sido extraído de un panteón de Iztapalapa

A través de una publicación en Twitter, detalló ya se encuentran en contacto con la familia del bebé, quienes se trasladaron a la Fiscalía del Estado para identificar el cuerpo del menor. “Ya estamos en contacto con la familia del bebé encontrado en el penal de San Miguel en Puebla. Están ya en la fiscalía de Puebla buscando reconocer el cuerpo”, destacó.

En la misma publicación, la activista detalló que el bebé nació el 4 de octubre de 2021, y que por problemas intestinales murió el 5 de enero de este año. El día 6 de enero fue enterrado en un panteón de Iztapalapa.

Además, dijo que cuando los padres acudieron al panteón fueron amenazados por personal del lugar y les exigieron quedarse callados.

“A los pocos días de hacerse público el hallazgo en el penal de San Miguel, y al ver la noticia en los medios, los papás sospecharon que el bebé que habían encontrado en el penal era su hijo. Fueron al panteón. Fueron amenazados al ver que el cadáver de su bebé ya no estaba”, explicó.

Saskia Niño de Rivera exigió a las autoridades investigar los hechos, para dar respuestas, ya que cuestionó cómo un bebé puede entrar a un penal sin que haya vigilancia o se den cuenta los vigilantes.

El pasado 10 de enero el cuerpo del bebé de tan sólo tres meses fue hallado en un bote de basura del Centro de Reinserción Social (CERESO) de San Miguel, en Puebla. El menor tenía, al momento de ser encontrado, un gorro y rastros hemáticos en el cuerpo, producto de una herida en el abdomen.

CEHR