Jueves 3.12.2020 - 04:52

“Ser transgénero y portadora es prácticamente una condena de muerte”

COVID-19 o VIH, ¿a dónde van los recursos?

Con la pandemia, pacientes con sida se las han visto negras para ser atendidos en hospitales; piden no quitar apoyos del Fondo de Salud para el Bienestar

MEDICAMENTOS
Portadores de VIH-Sida alertan que la pandemia ha complicado su acceso a los antirretroviralesCuartoscuro
Por:

“Ser mujer transgénero, sexoservidora y portadora de VIH es prácticamente una condena de muerte”, lamentó Erika Ivonne Villegas ante la decisión de los legisladores de tomar los recursos del Fondo de Salud para el Bienestar y destinarlos al combate del COVID-19.

Villegas, presidenta de Agenda Nacional Política Trans de México, recuerda que le prometieron la misma atención que tiene hasta ahora, pero para ella, ése es el problema: “no hay un lugar donde nos atiendan, los hospitales que nos corresponden son los de la más baja calidad, como el Rubén Leñero, que nosotras decimos Rubén me muero, porque quien entra ahí, ya no sale”.

Esta preocupación tiene eco. Activistas de la comunidad diversa aseguran que retirar los recursos del Fondo de Salud para el Bienestar, pone en riesgo a los cerca de 186 mil 950 personas que viven con el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH).

Desde 1984, cuando se conoció el primer caso de pacientes con VIH en México a la fecha, se han reportado 312 mil 954 casos de personas contagiadas y de éstas, 186 mil 944 viven con el virus en sus cuerpos, son seropositivos, de acuerdo con el registro de la Dirección de Vigilancia Epidemiológica de Enfermedades Transmisibles de la Secretaría de Salud.

La capital mexicana concentra el mayor número de casos.Gráfico: La Razón

La mayoría de los pacientes se concentran en la Ciudad de México donde se cuentan 44 mil 536 casos; Veracruz, 29 mil 635; Jalisco, 17mil 702; Chiapas, 15 mil 789 y Puebla con 14 mil 133 contagiados con el VIH.

El pasado mes de octubre colectivos de comunidades con orientaciones sexuales diversas se manifestaron frente al Senado de la República en contra de la medida que cancelaría lo que antes se conoció como el Seguro de Gastos Catastróficos y que cubría la entrega de retrovirales, pero también brindaba protección ante otras enfermedades.

Abasto garantizado

Las autoridades de la Secretaría de Salud garantizaron que habrá abasto de medicamentos el próximo año. Pero representantes de los colectivos subrayan que no hay certeza que en el futuro se cubran las necesidades de las personas portadoras de VIH.

“El Centro Nacional para la Prevención y el Control del VIH y el Sida (Censida) comunica que ya se tienen las compras para 2021 de tratamientos retrovirales, la pregunta es ¿qué hay con los años subsecuentes?”, dijo Raúl Caporal dirigente de Casa Frida.

En la página de Censida, la Secretaría de Salud se lee “si eres persona con VIH, gracias a los medicamentos altamente efectivos y sin costo en nuestro país, puedes seguir disfrutando de una vida plena y productiva”.

El número de personas que necesitan tratamiento sigue al alza.Gráfico: La Razón

Otra preocupación es que quienes han tomado retrovirales por más tiempo comenzaron a desarrollar comorbilidades asociadas y esto los vuelve más vulnerables, incluso ante la pandemia de COVID-19 o la influenza, que también ya inició la temporada de contagios.

Luis Andrés Quiroz, dirigente de la organización de derechohabientes con VIH del Seguro Social, lo explica así: “las personas que tenemos más de 15 años tomando medicamentos retrovirales estábamos comenzando a padecer comorbilidades asociadas a la ingesta prolongada del tratamiento, a los efectos adversos de estos tratamientos y estaban ya impactando la salud de nosotras y de nosotros”.

Incertidumbre por atención médica

Ahora con lo de Covid, todos los hospitales, en las Clínicas Condesa se cerró todo, nomás ibas por medicamentos y tenías que formarte y tenían cierta cantidad y ¿las demás?

Erika Ivonne Villegas, ​Presidenta de Agenda Nacional Política Trans de México

Colectivos de personas portadoras de VIH manifestaron que la principal preocupación es la forma en que serán atendidos una vez que pierda sus recursos el Fondo de Salud para el Bienestar, programado para abril de 2021.

Las personas que tenían sospecha de haber contraído la enfermedad acudían a los Centros ambulatorios para la atención del sida y otras infecciones de transmisión sexual (CAPASITS) donde les practicaban la prueba y, en caso de ser positivo recibían el tratamiento retroviral, también lo podían hacer en las llamadas Clínicas Condesa, pero en los últimos meses se convirtió en un calvario.

“Ahora con lo de Covid, todos los hospitales, en las Clínicas Condesa se cerró todo, nomás ibas por medicamentos y tenías que formarte y tenían cierta cantidad y ¿las demás?, hay que batallarle y seguir formándote y seguir viendo como le hacías, y si te enfermabas, pues decías es que la clínica especializada me tiene que atender porque yo soy usuaria, pero estaba cerrado para consultas”, dice Erika Ivonne Villegas.

Adicionalmente, los entrevistados coinciden en que el cuerpo de una persona que tiene el VIH sufre un “envejecimiento prematuro”, es decir sus órganos comienzan a tener una degeneración acelerada y desarrollan diabetes, cardiopatías e insuficiencias renales. “se acaban más rápido”.

“Las enfermedades que están descritas como hipertensión, diabetes, daño renal, cardiopatías, estamos empezando a padecer las personas este tipo de afecciones lo cual garantizaría que empezaran a trasladar a una atención mucho más integral, es decir, no nada más enfocarte al control del VIH, sino atender estas comorbilidades y estos tratamientos adversos de los tratamientos”, explica Luis Adrián Quiroz.

Por su parte, Raúl Caporal comentó que “el gobierno manejó un falso dilema, porque arrebata recursos destinados para el tratamiento de VIH, con el pretexto de usarlos para COVID-19, pero entonces ¿Qué vale más una vida por VIH o una por Covid?”, se pregunta.

¿Atención al coronavirus o al VIH?

No debemos entrar en ese discurso de que los fondos se derivan o se van para respuesta al COVID-19, por una emergencia sanitaria, cuando la emergencia sanitaria por VIH no ha parado en México, ni en el mundo

Raúl Caporal, Dirigente de Casa Frida

La disyuntiva entre asignar recursos para combatir un virus u otro no debería ser una opción. En ello coinciden ambos activistas.

Quiroz, por su parte, plantea que el problema de la falta de recursos no es exclusiva de las personas con VIH.

“Muchos de los otros padecimientos que son parte de este Fondo de Gastos Catastróficos o no tenían insumos para la salud, o no tenían medicamentos, o no estaban considerados. Las personas que viven en este momento con leucemia mieloide crónica y tienen más de 18 años, no se pueden atender en el servicio público, a pesar de que ya tienen la carta declaratoria de enfermedad catastrófica, otorgada en 2018, no se pueden atender porque no hay dinero, las personas que viven con esclerosis múltiple no están consideradas porque no hay dinero, cáncer de pulmón no se puede atender porque no hay dinero”.

En tanto, Raúl Caporal señala que otra grave deficiencia del sistema gubernamental es que no hay reglas de operación claras, incluso el Instituto Nacional de Salud para el Bienestar, no las tiene y por eso no ha podido operar, dice convencido.

Las estadísticas en MéxicoCuartoscuro

Criminalizaron la organización social

Caporal, representante de Casa Frida denunció que desde el gobierno federal han llevado a cabo un ataque contra las organizaciones de la sociedad civil que tuvieron que organizarse, desde hace décadas, ante el abandono que presentó el estado de sus responsabilidades con sectores vulnerables.

“Las organizaciones de la Sociedad Civil, desde el inicio de esta administración, han sido golpeadas en una constante desacreditación, criminalización en donde se colocó a todas como corruptas, cuando realmente es el desconocimiento total de la histórica respuesta por los derechos humanos de la diversidad sexual, del VIH”, acusó.

Las personas con VIH seguimos muriendo, por una falta de voluntad política, por un todavía existente estigma asociado al VIH, muy relacionado también a la orientación sexual e identidad de género

Raúl Caporal, ​Dirigente de Casa Frida

El dirigente de Casa Frida advirtió que miles sufrirán por la falta de una voluntad política y una visión integral de estado para atender este tipo de enfermedades.

“Las personas con VIH seguimos muriendo, por una falta de voluntad política, por que todavía existente estigma asociado al VIH, muy relacionado también a la orientación sexual e identidad de género, pero que va a pasar cuando una persona se acerque a solicitar una atención y que la tenga muy limitada, porque también se pone en riesgo el poder adquirir en el futuro nuevas fórmulas, nuevas tecnologías como es el PREP, la profilaxis pre exposición, que también genera un gasto público y que ahora no se puede garantizar a ciencia cierta”, dijo Caporal.

Preparan estrategias

Las organizaciones de la Sociedad Civil anunciaron que realizarán estrategias diferentes para intentar revertir la decisión gubernamental, avalada por el Congreso.

Por ejemplo, en el caso de Casa Frida se plantearon promover amparos y las manifestaciones en diversos puntos para presionar a los legisladores. Raúl Caporal dijo que mantienen contacto con algunos diputados y senadores a quienes pedirán buscar mecanismos para evitar que se tomen esos recursos.

En 37 años van más de 300 mil casos notificados de VIHGráfico: La Razón

La organización de derechohabientes con VIH del Seguro Social propone en cambio interponer amparos colectivos, buscar que sean las autoridades judiciales quienes detengan la decisión de tomar los recursos y destinarlos a una sola acción de salud.

Y Agenda Nacional Política Trans de México decidió por una estrategia distinta mantendrán el diálogo, que no se ha roto, con legisladores. Pero también anunciaron que podrían recurrir a las instancias judiciales nacionales y si nada funciona, buscarán llevar el caso a tribunales internacionales. Es una nueva batalla de las personas con VIH, ahora más cuesta arriba, ahora, en tiempos del covid.