75 organizaciones eclesiales brindan ayuda

Gobierno delega crisis migratoria a organizaciones civiles, asegura Iglesia católica

La Iglesia católica afirmó que el Gobierno no ha atendido la crisis migratoria y ha delegado su responsabilidad a organizaciones civiles; pidió respeto a los derechos humanos

Migrantes
Migrantes transitan en el país en busca de llegar a la frontera norte y obtener mejores condiciones de vida.Foto: Cuartoscuro
Por:
  • La Razón Online

La Iglesia católica afirmó que el Gobierno federal ha delegado toda la responsabilidad sobre la crisis migratoria en México a los albergues y organizaciones civiles de congregaciones religiosas que atienden a los extranjeros que ingresan al país en su paso hacia la frontera norte.

“Por desgracia, como han denunciado los obispos mexicanos, lamentablemente el gobierno mexicano ha delegado a estas instituciones, y a otras coordinadas por la sociedad civil, la responsabilidad de atender esta crisis migratoria”, informó en su editorial Desde la Fe.

De acuerdo con el Estudio sobre las Casas de Migrantes Católicas elaborado por la Conferencia del Episcopado Mexicano en 2017, existen por lo menos 75 organizaciones eclesiales a lo largo del país que ofrecen apoyo a los migrantes a través de albergues, comedores, centros de apoyo, parroquias, módulos de atención y dispensarios médicos.

Además, aseguró que ha sido omiso en respetar los derechos humanos de los migrantes, como está establecido en el artículo primero de nuestra Constitución Política.

Por ello, la Iglesia católica pidió que no haya “un país en donde se separe a las familias migrantes, ni donde se trafique con el cuerpo y el dolor de las personas extranjeras que decidieron migrar para encontrar una vida mejor”.

En ese sentido, detalló que no sólo se necesita que el Gobierno federal deje su política de represión hacia las personas migrantes, sino que existan más alternativas a la detención y a la regularización migratoria para que de esa forma las personas provenientes de otros países como Haití, Honduras o Venezuela, puedan transitar sin violencia por el país.

Por tal motivo, el clero hizo un llamado a las comunidades parroquiales a no permanecer indiferentes ante esta crisis migratoria y ayudar con lo que puedan.

Sabemos que la Iglesia sabrá responder, como siempre lo ha hecho, a este desafío, y que no serán pocas las comunidades parroquiales interesadas en responder a este signo de los tiempos, y hacer vida el lema de la Jornada del Migrante y Refugiado 2021: 'Hacia un nosotros cada vez más grande', que nos muestra un horizonte claro para nuestro camino común en este mundo”, concluyó.

KEFS