Menores en riesgo

Jóvenes de 12 a 15 años, los que más se integran a la delincuencia organizada: estudio

Violencia intrafamiliar y abandono, entre principales causas de que jóvenes sean reclutados por delincuencia organizada; estudio busca evitar que reincidan

Con armas y violencia, dos menores, de 16 y 17 años, asaltan cafetería
El estudio busca incidir en políticas públicas que ayuden a jóvenes en riesgo que puedan ser recultados por la delincuencia organizada.Foto: Archivo.
Por:
  • Roberto Cortez

La edad promedio de quienes se incorporan a las filas de la delincuencia organizada es de 12 a 15 años, señala el estudio Niñas, Niños y Adolescentes Reclutados por la Delincuencia Organizada, que elaboró la organización Reinserta, presentado este miércoles.

De acuerdo con la organización Reinserta, la narcocultura, el consumo de drogas, la violencia intrafamiliar y el abandono, han sido los principales factores que han provocado que más de 30 mil menores de edad sean integrados a las filas de la delincuencia organizada.

De acuerdo con una serie de testimonio de 89 adolescentes que se encuentran en Centros de Internamiento, los cárteles llegan a enlistar y adiestrar a niños desde los ocho años para convertirlos en sicarios.

Las entrevistas fueron levantadas en los centros de internamiento en Coahuila, Estado de México, Guerrero, Nuevo León, Oaxaca, Tamaulipas y Quintana Roo, 67 de estos adolescentes estuvieron vinculados a grupos pertenecientes a la delincuencia organizada.

"Me gustan las armas", testimonio de joven reclutado por delincuencia organizada

"Cuando iba en la secundaria me expulsaron por pegarle a un compañero y se quedó convulsionando (...) a partir de ahí dejé de estudiar, busqué trabajo en una cafetería de un amigo de mi papá y estuve chambeando un rato", narra Mauricio, un joven de origen coahuilense.

"En la calle empecé con los dizque amigos, porque son los que te orillan a lo malo, en el momento uno se deja llevar, como que no se entera que no está bien andar con la maña (delincuencia), porque nos manipulan, te dicen: '¿En tu casa no te protegen? Pues nosotros te vamos a proteger aquí', y te enganchan

Mauricio, joven de origen coahuilense

El informe destaca que el reclutamiento se ha dado principalmente en el norte en Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas; centro, Estado de México y Guerrero, y sur, Oaxaca y Quintana Roo; sin embargo, la zona norte tiene mayores niveles de violencia y es la mejor pagada para los reclutas.

Después de que nos dieron el arma y terminamos el entrenamiento, me asignaron trabajos de sicario, me mandaban a matar gente y cobrar venganzas, el gado era de 25 a 30 mil pesos quincenales por realizar el trabajo. Para mi matar a personas era como matar animales, siempre decía: 'Es como si matara a un venado'. También me gustaba matar, si llegaba estresado y me decían: 'No que van a mata a ese', les decía: 'Pues échenmelo para acá, para sacar el estrés

Mauricio, joven de origen coahuilense

"Lo que no me gustaba tanto, eran las torturas, esas se las hacían, casi siempre, a las personas de cárteles contrarios para sacarles información; les volábamos un pie, luego el otro... Me gustan las armas y todo eso, me hacen sentir una realidad muy chida, se siente chido sentir sangre calientita", relata Mauricio.

Estudio busca ayudar a jóvenes en riesgo

Según el documento, en las tres regiones los propios niños, niñas y adolescentes reclutan a otros, sin que exista división de las actividades en razón de género, edad y tipo de delito.

La relación de admiración y lazos afectivos con figuras de autoridad de los jefes y la narcocultura tiene efecto en la ideología de los menores, determina modelos a seguir y moldea identidad y personalidad, refiere el estudio.

Los cárteles hacen uso de las creencias religiosas para establecer y fortalecer los lazos entre las y los nuevos integrantes de la delincuencia organizada, mientras que en las tres zonas se visualiza un sentido de pertenencia a los cárteles, así como la inyección de valores

Estudio elaborado por Reinserta

El estudio fue financiado por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID, por sus siglas en inglés) y comenzó a finales de 2020.

Bruce Abrams, director de USAID México, señaló que el estudio busca incidir en acciones y políticas concretas que ayudará a llegar a más jóvenes en riesgo, evitando que estos reincidan y que escale la violencia.

En la presentación participaron la senadora Josefina Vázquez Mota, la diputada Ana Lilia Herrera, Francisco Rivas del Observatorio Nacional Ciudadano (ONC), entre otros.

RFH