Jueves 26.11.2020 - 02:44

Partidos vuelven a reclamar sus bastiones

Elecciones USA 2020: una votación histórica, pero sin sorpresas

Con casi 70 por ciento de participación, estadounidenses rompen el promedio para una elección presidencial, de 54 puntos; jóvenes y ciudades, por Biden; viejos y rurales por Trump

4
Varios centros de votación registraron enormes filas de electores que salieron con cubrebocas para ejercer su voto presencial, este martes.Foto: Reuters
Por:

Estados Unidos encumbró la de 2020 como la elección más grande en 100 años, al alcanzar al menos 67 por ciento de participación, cuando el promedio de siempre, para unos comicios presidenciales, apenas supera la mitad del padrón; sin embargo, los resultados que se reflejaron durante la primera jornada de conteo no dieron lugar a sorpresas o reversión de pronósticos.

Los estados se pintaron de rojo o azul según su tradición: los entornos rurales, más conservadores siempre, ratificaron su apoyo a la continuidad al proyecto America First del presidente Donald Trump y las poblaciones jóvenes, progresistas y habitantes de las grandes ciudades votaron en pro del cambio, de la mano de Joe Biden, a quien muchos identifican con el popular gobierno de Barack Obama.

Pese al clima de polarización y los movimientos sociales, en pro de los derechos civiles y de las minorías, particularmente afroamericanos que protagonizaron intensas movilizaciones en los últimos meses contra las políticas del presidente Trump, ninguna irrupción de esta naturaleza irrumpió las urnas que se instalaron en escuelas, gimnasios y plazas públicas desde la costa Este, hasta el Pacífico.

En el marco de una contingencia sanitaria que contagió a más de 9.3 millones y que mató a más de 232 mil en el país, hasta ayer, motivó también un récord histórico en el voto anticipado: 100 millones 796 mil 871 sufragios emitidos con antelación por correspondencia, de acuerdo con estimaciones de U.S. Elections Project, quizá por el temor de muchos a contagiarse ante el incremento de casos de infección por Covid-19 en las últimas semanas en EU.

Gráfico

Entre los estados con más votos anticipados registrados está California, con más de 12 millones; Texas, con 9.7 millones, y Florida, con una cifra superior a los 9 millones de electores que prefirieron adelantarse y que podrían ser definitorios.

El descontento de una porción importante, incluso de republicanos, por la manera en que Trump gestionó el sistema de salud, para hacer frente a la pandemia de Covid-19, también marcó los comicios, no obstante, ese sentimiento de enojo no pudo expresarse de manera contundente en las urnas. Tampoco parecía concretarse en esos resultados la indignación de la comunidad afroamericana por la muerte del afroamericano George Floyd, ocurrida en la ciudad de Minneapolis, a manos de un policía local, el pasado 24 de mayo.

En Florida, un estado recientemente marcado con preferencias para el Partido Republicano, si bien al cierre de esta edición se inclinaba hacia Trump, con más de 90 por ciento de votos contados, Biden logró reducir la brecha, con resultados polarizados para ambos bandos.

Gráfico

En ese estado, que alberga a una importante comunidad de hispanos, particularmente cubanos y venezolanos, el discurso insistente de Donald Trump en contra de un Joe Biden que, según él, es sinónimo de comunismo y del socialismo más lacerante, pareció hacer eco en los votantes que nacieron en esos países, ambos con gobiernos de izquierda radical.

En ese estado, la contienda por la presidencia de Estados Unidos se cerró a grado tal que el presidente Trump apenas sacaba ventaja de cuatro puntos porcentuales sobre Joe Biden, al registrar 51 y 47 por ciento de la votación, respectivamente.

En Texas, otro estado tradicionalmente conservador y uno de los que más delegados aportan al Colegio Electoral estadounidense, también se perfilaba en una contienda cerrada con el contrapeso de Joe Biden. Hasta las 23 horas de ayer, 51 por ciento de los votos iba para el abanderado republicano y 47 por ciento para su oponente demócrata.

[MISSING]binding.image.description

¿QUÉ SI NO HAY UN GANADOR?

 En la ruta legal se establece que en caso de que ninguno de los dos candidatos presidenciales obtenga la mayoría simple, la Cámara de Representantes de Estados Unidos es la instancia a la que le corresponde decidir quién es el ganador, en un escenario llamado “elección contingente”.

Si Trump o Biden impugnan las elecciones se tendría que hacer un recuento en los estados cuestionados, lo cual tardaría meses, como ya ocurrió en 2000, cuando Al Gore se negó a reconocer el triunfo del republicano George W. Bush, al pedir una revisión en Florida, hasta que la Suprema Corte puso fin al conflicto electoral.