Controversia

Cese de Jorge F. Hernández, por tratos “misóginos”: diplomacia cultural; "son mentiras", responde

El director ejecutivo de diplomacia cultural de la SRE, Enrique Márquez, asegura que despido fue por tratos "misóginos" del escritor contra la embajadora de México en España; F. Hernández se defiende

Jorge F. Hernández
Jorge F. Hernández asegura que son mentiras las acusaciones en su contra.Especial
Por:
  • La Razón Online

El despido de Jorge F. Hernández como agregado cultural de la Embajada de México en España fue por referirse en “términos muy ofensivos y misóginos a quien era su jefa, la embajadora María Carmen Oñate” y no  por el artículo que escribió sobre Marx Arriaga, aseguró este domingo la dirección ejecutiva de la diplomacia cultural de la Secretaría de Relaciones Exteriores, a cargo de Enrique Márquez.

Sin embargo, el escritor Jorge F. Hernández asegura que son “mentiras” lo que señala el comunicado firmado por Enrique Márquez.

En el texto se afirma que “dada la tergiversación que se ha generado a partir de la cancelación del contrato de Jorge F. Hernández” la dirección ejecutiva de la diplomacia cultural aclara que “de ninguna manera se trata de un acto de censura por los artículos y opiniones públicas recientes” de F. Hernández, sino de un “asunto ético y de conducta institucional”.

Respuesta de Jorge F. Hernández.Captura de pantalla

Márquez aseguró que los supuestos tratos contra la embajadora de México en España por parte del escritor están documentados.

“A pesar del reconocimiento, la gratitud y el afecto que como muchos tengo respecto a Jorge F., me vi obligado, en mi calidad de Director Ejecutivo de Diplomacia Cultural de la Cancillería, a solicitar a la Dirección General de Personal la cancelación de su contratación porque de ninguna manera podría estar de acuerdo con conductas ajenas al debido respeto a las personas y a los códigos de ética institucional”, señaló Enrique Márquez.

Recientemente Jorge F. Hernández había criticado a Marx Arriaga, director de publicaciones de la SEP, quien dijo que “leer por placer era un acto individualista”.

AG