Son 13 integrantes en total

Damián Alcázar y Jesús Ochoa, polémicos miembros del Consejo de Cultura de la CDMX

La jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, presenta el organismo que se encargará de emitir recomendaciones, vincular a la comunidad artística y apoyar en la reactivación del sector; afirma que colaboran sin sueldo

Damián Alcázar y Jesús Ochoa
Damián Alcázar y Jesús Ochoa forman parte del nuevo Consejo Asesor de Cultura de la CDMX.Especial
Por:
  • Adriana Góchez .

Con el fin de emitir recomendaciones, vincular a la comunidad artística y procurar el acceso a la cultura, este martes se presentó el Consejo Asesor de Cultura de la Ciudad de México, el cual se señaló, “será un actor preponderante en la reactivación del sector después de la pandemia”.

Trece personalidades del mundo de la cultura lo conforman, entre ellas, los polémicos actores Damián Alcázar, férreo defensor de la Cuarta Transformación y quien como legislador de la Asamblea Constituyente dejó su puesto luego de que se hicieran públicas sus constantes faltas; y Jesús Ochoa, quien en febrero de 2020 protagonizó un enfrentamiento con el abogado Javier Coello Trejo y Jorge Ortiz de Pinedo, cuando estos denunciaban que la Casa del Actor había dejado de recibir financiamiento de la Asociación Nacional de Actores. Argumentó que se habían emitido facturas falsas.

También conforman el consejo el periodista Humberto Musacchio, el flautista Horacio Franco, la escritora Lorena Hernández, el autor Francisco Pérez Arce, el dramaturgo Luis de Tavira, la chef Gabriela Cámara, la investigadora Coral Revueltas, el antropólogo Leonel Durán Solís, la actriz Dolores Heredia y Paloma Sáiz, gestora cultural y esposa de Paco Ignacio Taibo II, director del Fondo de Cultura Económica.

“El sector cultural tuvo un impacto al cerrarse los cines, los teatros, al no poder hacer actividades sociales evidentemente tiene sus impactos, y en este proceso de hacer el programa cultural del próximo año, nos acercamos a muchos de estos artistas o ellos se acercaron a nosotros y tomamos la decisión de hacer este consejo de tal manera que impulsemos las distintas actividades artísticas y cultura de la ciudad”, explicó en conferencia de prensa Claudia Sheinbaum, Jefa de Gobierno de la CDMX.

La mandataria dijo que se reunirán una vez por quincena o al menos una al mes con la secretaria de Cultural local Vanessa Bohórquez y su primera tarea será asesorar en la realización de la próxima edición de la Feria Internacional del Libro del Zócalo, que tendrá lugar del 8 al 17 de octubre de manera presencial.

¿En qué trabajará el Consejo Asesor de Cultura de la CDMX?

Bohórquez detalló que los miembros del consejo no recibirán un sueldo y su acompañamiento se centrará por ahora en cuatro ejes: Cine en tu ciudad, iniciativa para acercar el séptimo arte a la ciudadanía con funciones gratuitas, charlas, debates y talleres; Artes escénicas en tu barrio, que consistirá en llevar espectáculos de teatro, danza y música a espacios públicos; Fomento a la lectura, labor que será en espacios públicos y sitios como los Pilares y Faros; y Reactivación de Espacios, que contempla el apoyo a artistas emergentes y una campaña de difusión de las actividades culturales en la metrópoli.

También trabajarán en la descentralización, pues una de las metas es llevar actividades culturales y artísticas a las zonas más desfavorecidas de la urbe.

“Se trata al mismo tiempo de llevar las mejores manifestaciones del arte a zonas que no las han tenido e invitar a todos a la actividades que ofrece la ciudad en sus estancias más estables. Implica un diagnóstico, planes, vocación que nos forme a todos, artistas y comunidad”, explicó el dramaturgo Luis de Tavira.

Sheinbaum señaló que “el objetivo no es que sea un consejo de nombre sino que realmente los miembros participen en las decisiones de la política cultural de la ciudad y del programa cultural que se va a llevar a cabo el próximo año, hemos asumido esa responsabilidad y compromiso con los participantes”.

El Consejo Asesor de Cultura no tendrá asignado un presupuesto, sino que las iniciativas que se deriven de su acompañamiento tendrán recursos de la Secretaría de Cultura local.

“Hay muchas actividades que han sido platicadas y que sólo falta aterrizarlas a partir cuando y los recursos para destinarles, particularmente a partir del próximo año”, dijo Sheinbaum.

Ven sólo un consejo de "buenas voluntades" 

Arturo Saucedo, experto en políticas públicas y autor del diagnóstico “Covid en el sector cultura; el debate en el PEF 2022” lamentó que en la creación del Consejo Asesor de Cultura se hayan presentado “generalidades, veremos más adelante si eso se traduce en acciones y presupuesto para llevarlas a cabo". 

“No dan lugar a un documento y a una política cultural que tenga una serie de políticas de evaluación, estamos hablando de la mitad del sexenio. Si ellos partieran de decir esa es la política cultural del sexenio, éstos son los indicadores de gestión, los resultados y sobre esa base trabaja el consejo asesor sería diferente. Lo único que hacen los integrantes del consejo es aparecer porque por lo demás no veo que tengan intención de desarrollar una verdadera política”, expresó en entrevista con La Razón.

Acerca de la reactivación del sector cultura, Saucedo señaló que además de la campaña de difusión que se implementará son necesarias más acciones como apoyar a espacios culturales con financiamiento para evitar cierres definitivos.

También criticó que haya entre los integrantes del consejo personalidades como Damián Alcázar, que destacó por sus faltas como legislador en la Asamblea Constituyente. 

“Les está interesando tener sectarios que no tienen idea de cómo desarrollar estas funciones, Damián Alcázar fue un fiasco como legislador; Jesús Ochoa, es un gran actor, pero no es la función que le corresponde. Ese tipo de figuras en nada favorecen”, manifestó. 

Retos del Consejo Asesor de Cultura

Carlos Villaseñor, fundador de la asociación civil Interactividad Cultural y Desarrollo, señaló que el principal desafío para los miembros del Consejo Asesor de Cultura de la CDMX será evaluar las políticas públicas en materia de cultural en la capital, a partir de lo establece la Constitución local.

“No tenemos claro sobre qué estará evaluando el consejo; pero sí hay un parámetro, todo el capítulo de derechos culturales que hay en la Constitución, las obligaciones tendrían que estar referidas a orientar y corregir las políticas culturales que establecidas aquí”, dijo a La Razón.

Destacó que de los 13 integrantes solamente Paloma Sáez y Leonel Durán Solís tienen experiencia en la creación de políticas públicas, por lo que se podría caer en que el resto de los miembros aporté solamente desde su experiencia personal.

“Los miembros pueden tener puntos de vista, pero no se debe olvidar que un consejo es para evaluar políticas públicas. Es una reunión de gente con afinidad a los objetivos planteados por la administración, esperamos que sean críticos. Una línea de trabajo fundamental que debería contar con más opiniones es el Proyecto del Bosque de Chapultepec y no está considerada, el consejo tiene que revisar si está cumpliendo con lo establecido por los derechos culturales”, apuntó.

Respecto a los ejes que se anunciaron, el especialista indicó que no son distintos a las labores que ya se están realizando en la materia. “En esencia no son acciones muy diferentes de las que se han seguido todo el tiempo en materia de política cultural, el fomento a la lectura no es novedosa ni de esta administración; el trabajo que esperaríamos del consejo asesor es que esas líneas de trabajo contribuyan a la política pública”, remarcó.

Acerca de la reactivación de espacios afectados por la crisis sanitaria señaló que la campaña de difusión tendría que venir acompañada de un presupuesto suficiente y garantizar que los recintos de la capital cuenten con lo indispensable para operar.

“¿Cómo vamos a reactivar espacios culturales si producto de las medidas de austeridad y recortes presupuestales algunos no se consideran en las condiciones mínimas para recibir actividades?

“Para regresar a actividades físicas es necesario revisar el estado de la infraestructura, hacer labores de limpieza, reparación y rehabilitación necesarias para que funcionen, no sólo se trata de un tema de difusión; también que los propios productores de actividades artísticas tengan asegurado un ingreso que permita realizar estas actividades porque algunos ni siquiera tienen el presupuesto mínimo para implementar las medidas sanitarias”, finalizó. 

AG