Futbol Americano estudiantil, sin fecha para retornar

Cambian pesas por garrafones y pistas por parques

La unificación de ONEFA con CONADEIP provoca ilusión en los jóvenes jugadores; los sueños de “el último baile” se rompieron para los de quinto año por la pandemia

Especial Ok
Los jugadores de futbol americano colegial se mantienen en forma para cuando regrese la actividad.Foto: Mexsport
Por:

Si hay un deporte querido, pero a la vez muy maltratado en México por la poca difusión que tiene a nivel profesional es el futbol americano. Cada fin de temporada de la NFL se reúnen miles de familias para ver el Super Bowl, pero en nuestro país algunas veces se ignora dicha disciplina y los jóvenes universitarios que sueñan con llegar a la liga de Estados Unidos son olvidados.

Si normalmente el deporte de las tacleadas en México para muchos pasa de noche, ahora con la pandemia de COVID-19 se desconoce qué sucede con sus diversas categorías y cuándo se reanudarán las actividades.

Clases por videollamada y gimnasios adaptados en casa, entre otros factores, se han convertido en el día a día de los jugadores de las universidades de México que están afiliadas a los torneos de futbol americano.

La Liga Mayor tenía planeado contar con 32 equipos para la Temporada 2020 e iban a estar divididos en dos conferencias.

En la Conferencia Jacinto Licea, estarían las escuadras más competitivas como Pumas CU, Burros Blancos, Águilas Blancas, Borregos y Aztecas. Mientras que la Conferencia Nacional se subdividiría en Grupo A y Grupo B, cada uno con 10 equipos. 

Cada uno de los equipos puede registrar hasta 70 jugadores, que actualmente viven una incertidumbre al no conocer cuándo será su regreso al emparrillado y cuál será el protocolo a seguir. 

Algo que distingue al futbol americano colegial es la presencia de los padres de familia y amigos que normalmente apoyan en cada partido, pero al estar en medio de una pandemia, se desconoce cuál será el nuevo proceso de los viajes, número permitido de asistentes en los estadios y todo lo que rodea al deporte para evitar una propagación de contagios.

Los protagonistas pasaron de tener gimnasio y alimentación por parte de sus instituciones a que sólo les den las gracias por el compromiso y su entrega para seguir entrenando pese a todas sus adversidades, sin conocer cuando se reanudarán los campeonatos. 

El surgimiento de la Liga Mayor.Gráfico: La Razón

“Antes teníamos la facilidad del gimnasio y de las comidas, ahora nos dan las gracias por seguir con ellos, pues ahorita no nos pueden dar más que apoyo moral y las rutinas en casa”, comentó David Aguiñaga, receptor abierto de Águilas Blancas del IPN en charla exclusiva con La Razón.

Los entrenamientos del día a día se tuvieron que adaptar debido a que los gimnasios están cerrados. Su nueva normalidad se convirtió en correr en la calle y levantar pesas caseras con garrafones de agua.

“El coach de la parte física nos daba una planeación semanal y ahora cambiaron las formas para que pudiéramos adaptar las rutinas en casa. Buscamos alternativas para utilizar hasta el garrafón de la casa para hacer peso”, agregó el estudiante de medicina en el Instituto Politécnico Nacional. 

Testimonio de David Aguiñaga.Gráfico: La Razón

En junio pasado, la ONEFA y la CONADEIP dieron a conocer que no habría Temporada 2020 como medida de precaución por la pandemia; sin embargo, pese a todas las adversidades, los jugadores anhelan regresar a las canchas.

“Teníamos la ilusión de que sí íbamos a poder jugar y ahora nos preguntamos hasta cuándo vamos a poder regresar al campo a hacer lo que amamos, por lo que vivimos”, añadió Aguiñaga.

La determinación que mostraban cada fin de semana no se apagó y, por el contrario, encontraron la fortaleza para seguir entrenando de cara a la Temporada 2021.

Incluso, hay jugadores que ven este periodo de suspensión como una oportunidad que pueden aprovechar para convertirse en mejores atletas. Tal es el caso de Jorge Matan, receptor abierto de los Borregos del Tecnológico de Monterrey CEM.

“La cancelación es triste y tal vez un poco deprimente porque no vas a hacer lo que más te gusta; sin embargo, considero que es una gran oportunidad para mejorar y crecer en algunos aspectos en los que necesitamos crecer”, aseguró el estudiante de comunicación. 

Jorge MatanGráfico: La Razón

Alfredo Lee, el coach de receptores de las Águilas Blancas del IPN, ve en sus entrenados una determinación que considera admirable para continuar comprometidos con el trabajo diario de cara a la siguiente campaña.

“Son increíbles las ganas que tienen los jugadores por seguir entrenando y haciendo ejercicio. Muchos me mandan su evidencia y utilizan garrafones con cemento o un tubo en el que con mecates colgaban piedras con tal de cargar más peso. Ellos buscan la forma de hacerlo y es de reconocer su compromiso”, comentó en plática con La Razón.

Entre los partidos más pasionales que se pueden ver en la liga es cuando se enfrentan los equipos del Instituto Politécnico Nacional (IPN) y de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), así como los clásicos regios entre las escuadras del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM) y la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL). 

Alfredo LeeGráfico: La Razón

El primer Clásico Poli-UNAM de la historia se celebró el 17 de octubre de 1936 y los vencedores fueron los Burros Blancos por marcador de 6-0. En el caso de los regiomontanos, su primer enfrentamiento fue el 20 de noviembre de 1945 y el triunfo correspondió a los Auténticos Tigres por 12-7 sobre los Borregos Salvajes.

JUGADORES DE ÚLTIMO AÑO, SIN FINAL FELIZ

A diferencia de otras temporadas, en esta ocasión no habrá un “último baile” para los jugadores de quinto año, luego de que se cancelara la que sería su campaña final en el futbol americano estudiantil. 

Es importante señalar que para entrar a Liga Mayor no hay un requerimiento mínimo de edad, pero el límite es hasta los 25 años. La única forma de extender el periodo es si el estudiante alarga sus estudios por medio de la realización de una maestría y en ese caso se puede jugar incluso hasta siete años.

Los jóvenes que entran al equipo de sus universidades tienen, entre otras cosas, el objetivo de mostrar su mejor versión en los emparrillados, con la esperanza de en algún futuro formar parte de la Liga de Futbol Americano Profesional de México (LFA). 

Conferencia Jacinto Licea en la Liga MayorGráfico: La Razón

La LFA nació en 2016, luego de un esfuerzo conjunto entre la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (CONADE) y el Instituto del Deporte de la Ciudad de México. Condors, Eagles, Mayas y Raptors fueron los llamados Cuatro Fundadores del certamen.

Como cada año, se esperaba que la Temporada 2020 de Liga Mayor estuviera repleta de emotividad, pues se ha vuelto una tradición que en el último partido de elegibilidad los protagonistas sean acompañados por sus familiares en una ceremonia en la que les retiran el jersey que utilizaron en sus cinco campañas de colegial, mientras se escucha el aplauso del público.

“Con los jugadores de 1995, la ONEFA hizo una votación con todos los equipos que la representan y se llegó al acuerdo de que ya no podrían reponer su último año. Yo pienso que es bastante injusto porque como atleta de este deporte lo que uno busca al acabar su elegibilidad es poder despedirse con su gente dando la última vuelta al campo”, contó Erick Pierre-lys Alcántara, receptor de los Pumas de la UNAM en entrevista exclusiva con La Razón

El también seleccionado nacional aseguró que sus compañeros de último año no están pasando por su mejor momento anímicamente, pues la noticia de no poder jugar una temporada más, les afectó mucho. 

Testimonio de Erick Pierre-LysGráfico: La Razón

“La verdad se ve que están pasando un mal momento, porque no es la manera en que te gustaría terminar tu carrera colegial y menos en tiempo de unificación de ligas”, mencionó Pierre-lys.

En 2019, sin saberlo, se dio la despedida de los veteranos que no podrán jugar esta campaña y ahora buscarán un lugar en la LFA o, en su defecto, se retirarán.

Sin embargo, los entrenadores del colegial continúan apoyando a sus jugadores para que se preparen para el siguiente paso en su carrera, aunque no sea en las míticas canchas del futbol americano estudiantil.  

Los máximos ganadoresGráfico: La Razón

“Hay una merma en los jugadores que son de último año, es doloroso el tener que despedirte de una Liga Mayor sin jugarla. Hay que motivarlos y darles la oportunidad de que sigan trabajando y que se preparen para la LFA. Yo continuaré dando seguimiento al que me lo pida”, comentó el coach Lee.

FUTBOL AMERICANO COLEGIAL, ¿UN ESCALÓN AL PROFESIONALISMO INTERNACIONAL?

A lo largo de la historia, diferentes jugadores que pasaron por el futbol americano estudiantil en México terminaron en alguna franquicia de la NFL o de su organización en Europa, la NFLE.

El caso más reciente es el del tackle ofensivo, Isaac Alarcón, quien a sus 22 años formó parte de los Vaqueros de Dallas, luego de que fuera seleccionado en el NFL International Pathway Program, una plataforma en la que la liga busca talentos en el extranjero. 

“La verdad yo nunca aspiré a tanto, yo me dediqué a disfrutar mi pasión. Desde chavo cuando compites contra jugadores de Estados Unidos que si de por sí para ellos ya está difícil llegar a la NFL, pues a uno como mexicano todavía es más. Hay un versículo que a mí me gusta bastante ‘encomienda a Dios tu camino y él va a proveer’. Yo me dediqué a buscar a Dios a hacer lo que él me pedía y yo jugaba nada más por diversión, pero él me está permitiendo llegar hasta acá”, dijo Alarcón en una entrevista exclusiva con La Razón días después de ser anunciado con Dallas. 

En julio de este año se dio a conocer que el mexicano firmó con la franquicia; sin embargo, no es el único caso de un jugador que pasó por el colegial en territorio azteca y que después migró al extranjero.

“Yo le doy todo el mérito a Dios. Si soy sincero, yo por mis propios méritos no hubiera podido llegar hasta acá, Dios se encargó de todo eso. Claro que yo puse de mi parte y todos tenemos que poner de nuestra parte, pues si quieres ser el mejor en algo tienes que hacer más que los demás, si no acabarás siendo igual que todos y aunque suene feo, pero eso es ser mediocre y por eso te quedas en la media. Yo hice mi parte y Dios detrás de la cortina se dedicó a hacer lo suyo”, destacó el exjugador del Tec de Monterrey. 

Este sábado 5 de septiembre se dio a conocer que el jugador fue cortado del roster de 53 que iniciaran la Temporada 2020 con el equipo de la estrella solitaria, pero podría entrar con el equipo de prácticas.

Alex Esquivel fue seleccionado por los Colts de Baltimore en 1955, luego de su paso por los Aztecas de la UDLA. Rolando Cantú formó parte de los Cardinals de Arizona en 2005 y es egresado del Tec de Monterrey.

Además de ellos, hay casos como el de Eduardo Castañeda y Ramiro Pruneda, que jugaron en franquicias alemanas de la NFLE, con el Rhein Fire y Cologne Centurions, respectivamente, aunque al final el desenlace no fue el deseado, pues no se quedaron mucho tiempo en sus equipos. 

Equipos de la LFAGráfico: La Razón

LA REUNIFICACIÓN ONEFA-CONADEIP DEBERÁ ESPERAR

Luego de varios años de división entre las escuelas particulares y públicas en México, con la Organización Nacional Estudiantil de Futbol Americano (ONEFA) y la Comisión Nacional Deportiva Estudiantil de Instituciones Privadas (CONADEIP) como pilares, por fin se dio un paso a favor del desarrollo de la disciplina en México.

Mientras que en CONADEIP eran los campus del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores Monterrey los que dominaban, junto a los Aztecas de la Universidad de las Américas Puebla, en ONEFA la hegemonía se dividía entre los equipos del IPN, UNAM y UANL.

En febrero de este año se dio a conocer que la ONEFA y la CONADEIP se reunificarían para formar una sola liga que enfrentaría a las universidades más competitivas en este rubro del país.

Un movimiento que fomentaba la competencia sana y que apoyaría a aumentar el nivel de juego entre universidades públicas y privadas, que por el momento deberá esperar. 

Alarcón fue cortado de Dallas este sábado 5 de septiembre.Gráfico: La Razón

“Creo que ya era hora, era algo que todos los jugadores pedíamos desde hace un buen tiempo y pienso que crea mayor competitividad y entretenimiento”, mencionó, Erick Pierre-lys, el receptor abierto de los auriazules.

Jorge Matan, por su parte, aseguró que a cualquier jugador de futbol americano en el país le causó felicidad y hasta alivio el hecho de que por fin se podrán enfrentar equipos de ambas ligas. “Creo que es lo más correcto para el deporte y lo que más queríamos los jugadores tanto de ONEFA como de CONADEIP”.

Por el momento, en tiempos de cuarentena por la pandemia, los jugadores siguen entrenando de cara a la próxima temporada de la Liga Mayor, donde desquitarán todas las ganas que tenían de ganar este año, pero como aún se desconoce el retorno del deporte de las tacleadas a las canchas, tendrán que continuar con las prácticas en sus casas o parques.

EVG