Le gustan malandros

El novio de Livia Brito, Mariano Martínez, es denunciado penalmente por secuestro

Kike Hernández denunció penalmente a Mariano Martínez, el novio de Livia Brito, por secuestro; narró cómo el sujeto lo privó de su libertad con violencia

El novio de Livia Brito, Mariano Martínez, es denunciado penalmente por secuestro
El novio de Livia Brito, Mariano Martínez, es denunciado penalmente por secuestroEspecial
Por:
  • Raúl Campos

Tal parece ser que a Livia Brito le gustan malandros, pues el asesor de imagen Kike Hernández denunció penalmente a Mariano Martínez, novio de la golpeadora de fotógrafos, por haberlo secuestrado.

Fue a través de su Instagram que Kike Hernández dio a conocer la denuncia formal que interpuso en contra del novio de Livia Brito ante Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México.

"Temo y me asusta lo que pueda pasar", narró en un video en el que contó que fue el pasado 15 de junio cuando Mariano Martínez presuntamente lo privó de su libertad.

Kike Hernández relató que el novio de Livia Brito lo contactó para colaborar, se reunieron como si nada y al otro día de su encuentro las cosas se tornaron turbias.

"Al otro día, él me vuelve a contactar y me dice que se le había extraviado un bolso con sus documentos y que había visto en las cámaras que yo lo tomé", señaló, tras lo cual fue a donde el novio de Livia Brito le indicó.

Cuando llegó, Mariano Martínez y un supuesto primo suyo lo amarraron de los pies y las manos, y después le quitaron su celular.

"Entramos a un departamento y ahí me amarraron de las manos, de los pies, me quitaron mi celular. Mariano me pidió la clave de mi celular. Él agarró mi celular y se hizo pasar por mí, escribió a mi roomie diciéndole que se me había quedado algo y que iba a ir un amigo a buscarlo y él se fue, y me quedé con su supuesto primo", lamentó.

"Este supuesto primo sacó un cuchillo y estuvo todo el rato amedrentándome, me pasaba el cuchillo por la cara, la espalda, me gritaba, me apuntaba y lo afiló en frente de mí", agregó.

Tras ello, Mariano Martínez volvió con Kike Hernández y lo desamarró, le dio su celular y se disculpó con él para enseguida invitarlo a cenar.

"Recordé que el supuesto primo me dijo que me iban a matar, pero no en ese depa; entonces, yo me imaginé que me querían trasladar a otro lugar y huí", finalizó.