Seguiremos con "abrazos, no balazos", dice

AMLO pide a población de Aguililla no dejarse manipular por criminales; "no soy Peña ni Calderón"

AMLO asegura que la violencia no se resuelve con más violencia, por el contrario, "debe ser el diálogo y la negociación para alcanzar la paz en Aguililla"

Habitantes de Aguililla se manifiestan en Michoacán para exigir seguridad
Se manifiestan en Aguililla, Michoacán, para exigir seguridad, el pasado 1 de julio.Foto: Especial
Por:
  • Sergio Ramírez

Andrés Manuel López Obrador llamó a la población de Aguililla, Michoacán, a no dejarse manipular por la delincuencia que busca recurrir a actos violentos para controlar esa región, pues "aunque se burlen los adversarios" se seguirá aplicando la política de "abrazos no balazos" porque "yo no soy Peña ni Felipe Calderón, ni partidario del mátalos en caliente".

AMLO aseguró que la violencia no se resuelve con más violencia, por el contrario, abundó, debe ser el diálogo y la negociación lo que prevalezca para alcanzar la paz en esa zona de Michoacán afectada por el crimen organizado, y que en los últimos días han agredido a los elementos del Ejército.

"Hago un llamado a la población de toda esa región (de Aguililla), a la gente, a los campesinos, productores, comerciantes, religiosos, a todos, a que se ayude a conseguir la paz, que no se tome el camino de la violencia, de la confrontación, que hagamos a un lado el odio, el rencor, llevemos a la práctica el principio del amor al prójimo.

"No a la violencia, sí a la paz, al diálogo, y que no se dejen manipular por grupos delictivos que tienen otros propósitos, que aunque aparentan ser muy buenos y les reparten despensas o les ayudan, sólo los están utilizando (...) que no decidan por querer resolver las cosas con violencia, se los pide el Presidente de México", dijo AMLO.

Durante la conferencia de prensa matutina, AMLO advirtió que aunque los tres grupos que se disputan la zona de Tierra Caliente, en Michoacán, quieren que el Gobierno caiga en la trampa de la confrontación, "eso no ocurrirá, por el contrario ya hay una mesa de diálogo para resolver la problemática en Aguililla".

"Yo no soy Peña ni soy Felipe Calderón, no soy partidario del mátalos en caliente, no soy partidario de masacres, no soy partidario de torturas, no soy partidario de la asociación delictuosa que se daba entre delincuencia y autoridades, somos distintos", declaró López Obrador.

Insistió en convocar a los habitantes de Aguililla para que no se dejen enganchar por los criminales que buscan confrontar al Gobierno y provocar pérdidas de vidas humanas; "nosotros no queremos eso, que nadie pierda la vida y aquí incluyo a todos, no quiero que pierdan la vida quienes están en las bandas delictivas".

AMLO se declaró pacifista, pues aunque se burlen seguirá impulsando los "abrazos, no balazos" porque la paz es fruto de la justicia, "no se puede enfrentar el mal con el mal; no se puede apagar el fuego con el fuego".

Garantizó que no se dejará de proteger a la población en Aguililla y otros municipios donde los grupos criminales intentan apoderarse de los territorios, a través del Ejército y la Guardia Nacional, para evitar que se convierta en tierra de nadie donde se imponga la violencia y someta a la ciudadanía.

"El Estado tiene como función básica garantizar la paz y la tranquilidad, no le vamos a dejar como antes el que garanticen la paz los grupos de autodefensa, eso no, eso fue un grave error que causó muchas vidas, eso ya no se acepta, estamos buscando el diálogo", sostuvo.

AMLO reiteró que sus adversarios están muy interesados en que el gobierno caiga en la trampa de la provocación, de la violencia, para "mancharnos" y poder decir que son lo mismo que antes, pero "no somos iguales".