• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Al centro, Enrique Peña (der.) y Andrés Manuel López Obrador (izq.), flanqueados por sus respectivos gabinetes, ayer, en Palacio Nacional. Foto: Cuartoscuro
Al centro, Enrique Peña (der.) y Andrés Manuel López Obrador (izq.), flanqueados por sus respectivos gabinetes, ayer, en Palacio Nacional. Foto: Cuartoscuro

En la conferencia de prensa en Palacio Nacional tras el encuentro del equipo de transición y el gobierno actual, la maestra Elba Esther y la Reforma Educativa fueron motivo de respuestas de ida y vuelta entre el Presidente, Enrique Peña, y el Ejecutivo electo, Andrés Manuel López Obrador.

Durante la primera reunión formal entre los gabinetes de ambos funcionarios, el morenista afirmó que la reforma se va.

“Quiero dejar claro que se va a cancelar la actual Reforma Educativa y será sustituida por otra que tome en cuenta el punto de vista de maestros y padres de familia”, indicó.

Desde Palacio Nacional, el tabasqueño señaló que mientras no tome posesión como Presidente, acatará lo que está establecido en las leyes y respetará el mandato constitucional de la gestión actual.

Sin embargo, después del 1 de julio, la reforma promulgada en 2013 por el actual Gobierno federal será derogada, insistió.

“En su momento, como dicen los abogados, vamos a presentar las iniciativas para cancelar la Reforma Educativa y para dar a conocer un plan distinto con un marco legal ajustado a las nuevas circunstancias; pero sí quiero dejar de manifiesto que se va a cancelar”, apuntó.

Gráfico: La Razón de México

De acuerdo con Andrés Manuel se creará una nueva reforma con la que se les dé voz a los maestros, a quienes considera que son la base de la educación en el país.

“(La inciativa) tomará en consideración el punto de vista de maestros y padres de familia. Ninguna reforma educativa se puede hacer sin los docentes. Se puede mejorar mucho la calidad de la enseñanza y podemos ampliar la cobertura; que haya equidad, que se tenga derecho a la educación, porque no es un privilegio, es un derecho”, explicó.

El Presidente electo afirmó que no teme a que se interpongan controversias constitucionales contra su decisión.

Recalcó que la política educativa en el país es una facultad del Estado mexicano.

“Para eso existen tres podres. En su momento se van a enviar las iniciativas para que decida el Poder Legislativo y si existen controversias lo resolverá el Poder Judicial. Nosotros vamos a ser respetuosos de la división y equilibro de podres”, indicó.

En el encuentro, Andrés Manuel también habló de la liberación de la exlideresa del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), Elba Esther Gordillo, en torno a quien, aclaró, no participará en su gabinete.

  • El Dato: El morenista López Obrador llegó al primer encuentro formal de los equipos de transición, en Palacio Nacional, a bordo de su vehículo Jetta, sin equipo de seguridad.

“No va a trabajar Elba en el próximo gobierno. Como ciudadana en uso de sus facultades va a ejercer sus derechos, se van a reconocer sus derechos, pero nadie va a estar al margen de la ley; al margen de la ley nada, por encima, nadie”, expuso.

Sin embargo, dejó claro que la maestra está en su derecho de participar para dirigir el sindicato, que actualmente encabeza Juan Díaz de la Torre y del que dijo será respetuoso.

“Se tiene que respetar su derecho de participación. Vamos a refrendar dos compromisos que hicimos en campaña, el de no intervenir en asuntos internos de los sindicatos y el de procurar que haya democracia sindical. Por eso, en asuntos sindicales, vamos a promover que se respete la voluntad de los trabajadores, que las elecciones sean libres, limpias, que tengan voto secreto”, puntualizó.

Compartir