La osa más amada de SeaWorld muere por traslado de su amiga

Una osa polar murió ayer en SeaWorld luego que su amiga fue trasladada a otro zoológico para participar en un programa de reproducción en cautiverio.

La hembra de 21 años, uno de los dos ejemplares de oso polar que se exhibían en SeaWorld, mostró signos de debilidad, falta de apetito y de energía desde hace una semana, informaron los cuidadores del mamífero a medios de San Diego, en Estados Unidos.

Aunque los encargados y veterinarios de Szenja estaban al tanto de sus síntomas y monitoreaban su estado de salud, su muerte fue inesperada, por lo que se le realizará una necropsia al animal para conocer las causas de su deceso, indicó la compañía estadounidense.

“Szenja era un amado miembro de nuestra familia animal. Es un día muy difícil para todos nosotros”, expresó en un comunicado el vicepresidente de operaciones del parque, Al Garver.

En tanto, Tracy Remain, vicepresidenta ejecutiva e PETA, aseguró que la osa murió porque se le rompió el corazón.

“Tras perder a su compañera de 20 años luego que SeaWorld mandó a Snowflake al zoológico de Pittsburgh, Szenja hizo lo que cualquiera hubiera hecho al perder toda esperanza: se dio por vencida”, indicó en un comunicado.

La polémica por la separación de los osos polares de SeaWorld comenzó en febrero pasado, cuando el parque de atracciones anunció que trasladaría a una de sus hembras a Pensilvania para participar en un programa de reproducción en cautiverio con un macho de esa especie.

La compañía argumentó que el traslado era necesario, pues la población de esta especie ha registrado un descenso desde 2008 por los efectos del cambio climático.

Sin embargo, grupos ambientalistas comenzaron una campaña en Internet para evitar la separación de los osos.

“El oso polar Snowflake ha gozado de la mistad de Szenja por 20 años.
Tristemente, SeaWorld ahora quiere separarlos. Es desafortunado que las osas hayan pasado sus vidas enteras en cautiverio y es inhumano que SeaWorld intente separarlas después de 20 años de amistad”, se lee en la petición del sitio Care2, que sumaba 60 mil firmantes.

En aquella ocasión, Sharanya Prasad, coordinadora de Estrategias de Campaña del sitio web explicó que las osas habían desarrollado una fuerte relación.

“La mayoría de los osos polares son solitarios, pero hay excepciones.
Algunas veces forman relaciones que pueden durar por muchos años. El cautiverio pudo haber hecho todavía más fuerte el lazo entre Snowflake y Szenja”.

Szenja nació en el zoológico Wuppertal en 1995 y dos años después llegó a SeaWorld, cuando el parque abrió su área llamada Ártico Salvaje.

Los osos polares pueden vivir alrededor de 18 años en su hábitat y de 20 a 30 años en cautiverio.

El ejemplar más viejo de oso polar en Estados Unidos, una hembra llamada Uulu, murió el viernes en el zoológico de San Francisco. Tenía 36 años.

cien27i.jpg