• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Alicia Bárcena, la secretaria ejecutiva del organismo. Foto: Especial
Alicia Bárcena, la secretaria ejecutiva del organismo. Foto: Especial

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) ajustó a la baja su expectativa de crecimiento económico para México en 2018 a 2.2 por ciento, respecto al 2.3 por ciento que había previsto en abril. El ajuste, se debió al efecto de menor inversión pública y la ‘batalla’ por controlar la inflación, expuso Alicia Bárcenas, secretaria ejecutiva.

Alicia Bárcena, la secretaria ejecutiva del organismo afirmó que “la inversión pública cayó 36.8 por ciento en infraestructura física y el tema de la inflación es importante, en donde se está haciendo un esfuerzo”, explicó. Precisó que para nuestro país hay incertidumbres sobre el proteccionismo en general pero la probable conclusión de las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) permitirá mantener los niveles de inversión extranjera.

En la presentación de Estudio Económico de Amérca Latina y el Caribe 2018, Bárcena consideró que los proyectos de infraestructura como los plantea el gobierno entrante, son señales positivas para potencializar las inversiones, por el Tren Maya y la franja norte.

De acuerdo con Cepal, las economías de América Latina y el Caribe crecerán 1.5 por ciento en promedio en 2018, gracias a un repunte de la demanda interna, especialmente del consumo privado, y un leve aumento de la inversión.

Gráfico: La Razón de México

Según Alicia Bárcena, la inversión física en México se contrae, lo cual tuvo un impacto definitivo en las expectativas de crecimiento. Consideró que el contexto externo es complejo en donde el dólar es fuerte, pero hay menos liquidez financiera, lo cual se conjuga en la región menores expectativas, ya que la región debería haber crecido 2.2 por ciento y no 1.5 por ciento, como fue finalmente ajustada.

Explicó que nuestro país deberá orientar el consumo hacia las clases medias-bajas y apuntalar el salario mínimo, para impulsar el mercado interno. Especificó que entre 2012 y 2017, México tiene una tasa de inversión de 0.5 por ciento, cuando en otras décadas fue de 1.5 por ciento.

Apludió su anuncio de atraer más inversión privada, mientras que el Tren del Sureste y los planes en la frontera norte.

Compartir