• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
La exfiscal Luisa Ortega, flanqueada por su esposo, Germán Ferrer (izq.), y el expresidente colombiano César Gaviria (centro). Foto: AP
La exfiscal Luisa Ortega, flanqueada por su esposo, Germán Ferrer (izq.), y el expresidente colombiano César Gaviria (centro). Foto: AP

El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela aprobó la extradición de la exfiscal general Luisa Ortega Díaz a casi un año de su salida del país tras diferencias con el presidente Nicolás Maduro, a quien acusó de delitos de lesa humanidad.

La decisión de procesar a la exfuncionaria disidente ocurre días después de que un grupo de magistrados venezolanos del llamado “Tribunal Supremo en el exilio” sentenciara a 18 años y tres meses de prisión al mandatario chavista por su vinculación con hechos de corrupción de la constructora brasileña Odebrecht, proceso que encabezó Ortega desde Colombia, a donde huyó junto con su esposo, Germán Ferrer, y por el que llamó en innumerables ocasiones la detención de Maduro.

El máximo tribunal informó que envió a Colombia la solicitud de extradición de la mujer que fue destituida en agosto del año pasado por la oficialista Asamblea Nacional Constituyente con el objetivo de someterla a un proceso judicial.

En el comunicado se comprometió a que Ortega, acusada por su presunta participación en los delitos de traición a la patria, usurpación de funciones, uso de documentos públicos falsos, uso de sello falso, ocultación y retención, falsa denuncia y asociación, “no será condenada a pena de muerte, a cadena perpetua ni a penas infamantes o superiores a 30 años de prisión”.

Asimismo, aseveró que se respetará el debido proceso bajo los principios de no afectar su integridad física y moral ni someterla a tratos inhumanos, como tortura.

  • El Dato: Nicolás Maduro acusó de traición a los integrantes del “Tribunal Supremo en el exilio” , mientras que Ortega celebró la sentencia contra el chavista.

Durante los últimos meses de la exfiscal en territorio venezolano y tras su arribo a Colombia encabezó una pugna contra el mandatario al acusarlo ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos por violaciones a derechos humanos, debido a los presuntos casos de tortura y las muertes de cientos de venezolanos durante las protestas contra el régimen.

La última medida que el gobierno venezolano ejerció contra Ortega Díaz fue un intento de detención al solicitar a nivel internacional su aprehensión por el delito de traición a la patria.

El tribunal también busca la extradición del expresidente de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA), Rafael Ramírez, y el exdirector general de Atuación Procesal del Ministerio Público durante la gestión de Ortega, Zair Mundaray.

De acuerdo con autoridades venezolanas, Ramírez, quien en los últimos meses se convirtió en un fuerte crítico de Maduro, por su presunta participación en los delitos de peculado y evasión de procedimiento licitatorio, podría encontrarse en España.

Cabe destacar que la salida de Ramírez del Venezuela se dio después de que las autoridades venezolanas detuvieron a Diego Salazar, primo del también exministro del petróleo y exembajador, por una investigación sobre el uso de cuentas para lavar más de mil 600 millones de dólares.

En tanto, Mundaray es acusado por los delitos de traición a la patria y usurpación de funciones.

Nuevos bolívares, con 5 ceros menos

En medio de la crisis humanitaria en el país, el régimen de Nicolás Maduro se alista para ajustes económicos como la reconversión monteria, tras quitarle cinco ceros a su moneda.

A partir del próximo 20 de agosto pondrá en circulación billetes de bolívar soberano como se informó en la Gaceta Oficial, hecho que ha generado críticas al considerar que dichas medidas no representan una solución para la hiperinflación.

En el documento se precisó que desde el próximo lunes los salarios, precios de bienes y servicio, así como cheques, pensiones y jubilaciones deberán ser ajustados a la nueva denominación monetaria.

Inicialmente Maduro anunció que quitaría tres ceros a las monedas; sin embargo, se determinó que serán más, con lo que un millón de bolívares se convertirán en 10 bolívares soberanos; asimismo, el Banco Central informó que las denominaciones menores a mil bolívares actuales podrán ser depositadas ante las instituciones bancarias.