Estreno en cines

Encanto: ¿Está buena la película de Disney sobre la magia de Colombia?

Se estrena en cines “Encanto”, la nueva película animada de Disney sobre Colombia; te decimos si vale la pena ir a verla

e
"Encanto" de Disney se estrena en cines, le la reseña y juzga si vale la pena verlaEspecial
Por:
  • Jesús Chavarría .

En tiempos donde el entretenimiento es dominado por el culto a los superhéroes, resulta refrescante que uno de los estudios perpetradores del mismo ofrezca “Encanto”, una aventura donde se pone el factor humano por encima de las habilidades extraordinarias, para reivindicar a quienes no las poseen, conectando con la premisa sobre la que Stan Lee cimentó el Universo Marvel para revolucionar en su momento el mundo de las viñetas, y que consistía en que dentro de sus historias eran tan importantes los superpoderes como las personas que los portaban.

Pero, además, aquí todo se cuenta desde el punto de vista de quien no las tiene, apuntándose también en la línea de propuestas en cómic tipo "Marvels". Claro, “Encanto” no posee la profundidad y melancolía de esta última, pero aún así se guarda algunas sorpresas.

Así entonces, todo el asunto se ubica en los parajes colombianos y sigue los pasos de una chica cuya familia se distingue por que cada uno de sus miembros posee un don —dígase escuchar a grandes distancias, curar a través de la comida o controlar el clima—, los cuales ponen al servicio de la comunidad. Por desgracia —o tal vez no—, ella carece de cualquier capacidad similar, sin embargo y pese a no ser considerada como alguien especial, hará todo lo posible para demostrar que sus esfuerzos son tan valiosos como los de los demás.

Las reglas de como es que funciona tal concepto, que incluye una simpática variante de casa “encantada”, son claras, no así el origen del mismo, lo cual redunda en que los elementos que alimentan el surrealismo que lo reviste todo, no sean aprovechados más allá de la cuestión estética.

En contraste, el desarrollo de la protagonista es sólido, así como la relación que tiene con el resto de los personajes, sustentando así tanto sus motivaciones como la estigmatización de la que es objeto y que es lo que se convierte en su principal antagonista.

Esto es otro de los aciertos, el no apostar por delinear un villano en forma. Al contrario, son las debilidades, el dolor de las pérdidas, la necesidad de creer y el afán de aferrarse a lo único que parece mantener un entorno seguro, lo que se convierte en la principal amenaza dentro de un mundo donde se admira a quienes representan lo sobrehumano.

Quizás algunos extrañaran los clásicos secundarios que se roban la película, sin embargo, se agradece que no abusen de dicho recurso por el simple afán de generar chistes efectivos pero que poco aportan a la trama, alejando el humor de la estridencia, manteniéndolo equilibrado con el drama, para detonar momentos conmovedores y significativos.

Lo mismo sucede con el apartado musical que tiene como base la cumbia, pero se nutre de otros ritmos típicos, dando forma a un agradable mosaico lleno de cálidas tonalidades que conviven y se mezclan con ligereza más allá de pisar los terrenos de la fórmula de los hits.

“Encanto” no está exenta de algunas incongruencias y como decíamos, la contextualización se queda en la forma, pero logra sustentar un discurso inteligente y entrañable entre secuencias coloridas y divertidas, para redondear un vehículo entretenido con cierto trasfondo.

rc