• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Habitantes de Siria, ayer, al proveerse de comida. Foto: Reuters

Rusia y Siria impiden el acceso de investigadores a Duma, donde el pasado 7 de abril murieron al menos 50 personas y 500 presentaban huellas de un ataque con armas químicas.

La Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) aseguró ayer que esas naciones argumentaron “cuestiones de seguridad”, a la vez que anunció que ofrecen entrevistas con 22 testigos de lo ocurrido, pero desde Damasco.

“Los funcionarios sirios y rusos que participaron en las reuniones preparatorias en Damasco informaron al equipo de investigadores que todavía está trabajando en cuestiones de seguridad pendientes, antes de que pudiera realizarse cualquier despliegue”, dijo el director de la OPAQ, Ahmet Üzümcü.

Posteriormente el gobierno ruso dijo que los inspectores de la OPAQ desplazados a Damasco podrán visitar la ciudad de Duma mañana miércoles para investigar el supuesto ataque con armas químicas.

El equipo de investigadores que llegó a Damasco el pasado sábado, recibió una oferta por parte de las autoridades sirias para trasladar a la capital a un total de 22 supuestos testigos de lo ocurrido.

El régimen no ha autorizado aún el acceso a Duma del equipo de 9 inspectores de la OPAQ, que se han ofrecido como voluntarios para participar en esta misión.

Üzümcü instó a realizar “todos los arreglos necesarios” para permitir que el equipo de la OPAQ se despliegue “lo antes posible” y comenzar así con sus labores de investigación, que en un principio debían haber comenzado el pasado sábado.

Mientras espera una respuesta de Siria y Rusia, la OPAQ informa también de que envió una carta a la Organización Mundial de la Salud (OMS) solicitándole que comparta con los expertos químicos toda la información sobre las víctimas que, según informes, recabó a través de sus socios sobre el terreno.

Por su parte, el jefe de la delegación británica ante la OPAQ, Peter Wilson, advirtió a Rusia y Siria, aliados en el conflicto armado de ese país árabe, que “deben cooperar” con los investigadores y aseguró que el acceso a la zona del ataque es “esencial” para el trabajo de los expertos.

En su intervención en una reunión de emergencia que se celebró ayer en La Haya, la delegación rusa ante la OPAQ confirmó su “compromiso a garantizar la seguridad” de la misión de expertos y añadió que “no interferirá” en su trabajo de investigación en Duma, cuando se autorice su acceso a esa localidad.

Por su parte el representante ruso en La Haya, Alexander Shulgin, aseguró que especialistas de su país entraron en Duma inmediatamente después de la liberación de esta localidad la semana pasada y visitaron lugares donde supuestamente se habrían utilizado armas químicas.

“Visitamos el hospital que aparecía en los informes de las ONG y no encontramos ni una sola señal de que se hayan usado armas químicas en Duma. No pudimos encontrar testigos o envenenados en el hospital, ni restos de municiones químicas”, afirmó Shulgin.

Compartir