• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Foto: Especial
Foto: Especial

El uso de playeras de futbol durante campañas electorales, como en los casos de los senadores electos del PAN, Víctor Fuentes Solís, y de Movimiento Ciudadano, Samuel García, en Nuevo León, por el que están en riesgo de perder su escaño, es un asunto grave que se está trivializando, alerta el experto en litigio electoral, Jean Paul Huber.

El también catedrático de la Facultad de Derecho de la UNAM aseguró en entrevista con La Razón que “lo que está en el fondo es una estrategia en campañas de comunicación política, donde se apalanca una candidatura con una o varias marcas comerciales, en una figura que se conoce como ‘branding político’”.

El litigante y autor del libro El Proceso Electoral, puntualizó: “todos podemos ponerle nuestro nombre a una camiseta deportiva, pero no podemos imprimirle el cargo y el lema de campaña con el que se está postulando un candidato e incorporarle, para el caso de la playera de la Selección Mexicana, el logotipo de campaña”.

El especialista agregó que “hay un aprovechamiento explícito, porque las empresas no pueden aportar a la campaña”.

Todos podemos ponerle nuestro nombre a una camiseta deportiva, pero no podemos imprimirle el cargo y el lema de campaña con el que se está postulando un candidato”

Jean Paul Huber

Abogado en derecho electoral

Explicó que el resolutivo del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) en contra de Samuel García y Víctor Fuentes Solís fue remitido al INE “ya que éste es el único que tiene facultad de cuantificar gastos y en función de éstos saber si se rebasaron los topes de gastos de campaña.

“Lo que cuantifique, como lo haga el INE, va a ser impugnado y va a acabar en el tribunal; sea porque el INE imponga una pequeña multa y objeten PRI y Morena, que promovieron el recurso original, o sea porque se promueva la nulidad de la elección y objeten García y Fuentes”.

Agregó que el problema oculto, pero factible, es la posible infiltración de un financiamiento ilegal de uno varios grupos empresariales a través de un candidato. Y que “es imprevisible lo que vaya a dictaminar el INE, por tratarse de un caso inédito, aunque esta primera sentencia del tribunal pone en la mira que hay algo mal. Y el Tribunal podría dar un fallo histórico”.

Por su parte, el presidente de la Comisión de Fiscalización del órgano electoral, Ciro Murayama, adelantó que será a más tardar el día sábado cuando se dé una respuesta para el acatamiento.

En entrevista con La Razón, Murayama precisó que el Tribunal ya está trabajando en el caso, lo que podría lograr que la resolución se dé antes del 25 de agosto para definir si el senador electo hizo un uso excesivo de gastos, si incurrió en algún tipo de falta o si se le retira la candidatura.

Gráfico: La Razón de México
Compartir