• Tamaño de fuente: A  A  A  A  

Al dar a conocer su sexto informe, el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, dio a conocer que uno de sus avances más importantes en lo que va de la administración es la composición de las inversiones que se realizaron en materia de infraestructura; 70 por ciento provenientes de la Iniciativa Privada y 30 por ciento del Gobierno federal; no obstante, en términos generales, de 2013 a 2018, ésta retrocedió a una tasa promedio anual de 3.6 por ciento.

La consultora especializada en construcción, Forecastim, señaló en su balance sexenal de la Inversión Pública en Infraestructura, que lo anterior se debe a que de manera general, la inversión pasó de 653 mil millones de pesos reales en 2012, a un estimado de 525 mil millones de pesos en 2018; lo cual contrasta con el crecimiento observado en la economía nacional, la cual registró una tasa decrecimiento promedio anual de 2.4 por ciento.

“Si bien el consumo es el agregado más importante del PIB nacional, considerando la compensación que se da entre exportaciones e importaciones, la inversión —pública y privada— en construcción es un componente importante, ya que representa alrededor de 12.5 por ciento del PIB. No obstante, la inversión pública sólo constituye entre 3.5 y 3.0 por ciento del PIB, cifra que ha decaído marginalmente en el presente sexenio.

El análisis refiere que la evolución de la construcción de infraestructura durante el sexenio registró una trayectoria negativa en el valor de producción; con ello, de los 24 trimestres que conformarán la administración, es decir, desde los primeros tres meses de 2013 y hasta el último cuarto de este año, se contabilizan 17 periodos con caída en la producción de dichas obras.

  • El dato: Especialistas prevén que sector genere de 20 a 60 mil puestos fijos a finales de año.

Con esta estimación, el Producto Interno Bruto (PIB) de las obras de ingeniería civil registró una tasa negativa de crecimiento promedio anual de 4.2 por ciento durante la administración, lo cual contrasta con un crecimiento promedio por año de 6.9 y 7.8 por ciento en las gestiones de los ex presidentes Felipe Calderón y Vicente Fox, respectivamente.

Aunque en del sexto informe de gobierno, la actual administración señaló que se han invertido más de 1.5 billones de pesos en 203 proyectos en el subsector de Comunicaciones y Transportes, en general, la disminución en la inversión pública generó retrocesos en prácticamente todas las obras que realizó.

De acuerdo con cifras oficiales, sólo la inversión física presupuestaria en el ramo energético, el cual incluye el segmento de hidrocarburos y eléctrico, pasó de 361 mil millones en 2013 a un monto de 218 mil millones el año pasado. Tan sólo en este último año el flujo retrocedió 38.4 por ciento real, en relación a 2016.

De la misma manera, en la partida de Comunicaciones y Transportes, el presupuesto para inversión física bajó 19.1 por ciento anual en 2017 y acumuló tres años consecutivos con caídas en el efectivo.

Asimismo, el dinero presupuestado para el abastecimiento, agua potable y alcantarillado —variable representativa de obras de urbanización— acumuló tres años de caídas, registrando una diminución de 55 por ciento real en 2017 respecto al año inmediato anterior. Así, mientras que en 2013 la inversión alcanzó 37 mil millones de pesos, el año pasado el acumulado fue de 15.7 mil millones.

Además, en el sexto informe que dio a conocer el gobierno que está por concluir, destaca, además, que 70 por ciento de las contrataciones se han celebrado con empresas locales, lo cual genera una derrama económica adicional en las comunidades donde se lleva a cabo la inversión; no obstante, contar con la inversión pública es fundamental, por lo menor en tres aspectos.