• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Los mandatarios Recep Tayyip Erdogan y Vladimir Putin, ayer. Foto: AP
Los mandatarios Recep Tayyip Erdogan y Vladimir Putin, ayer. Foto: AP

Los dirigentes de Rusia y Turquía anunciaron el establecimiento de una zona desmilitarizada en Idlib, Siria, el último bastión de los rebeldes y donde hay una ofensiva devastadora por parte de las fuerzas gubernamentales.

La zona se establecerá para el 15 de octubre y tendrá una profundidad de entre 15 a 20 kilómetros, dijo el presidente ruso Vladimir Putin al término de la reunión de más de tres horas de duración con su homólogo turco Recep Tayyip Erdogan.

“Creo que con este acuerdo evitamos una crisis humanitaria en Idlib”, señaló Erdogan en una conferencia de prensa conjunta con Putin en Sochi, Rusia.

Dentro del acuerdo, los mandatarios sea comprometieron a retirar de esa región todo el armamento pesado, así como a los militantes extremistas de la Al-Qaeda, a partir del próximo 10 de octubre.

La provincia de Idlib, ubicada en el noroeste de Siria, es el último bastión de los rebeldes y Turquía estaba impaciente por evitar un ataque del gobierno sirio.

Moscú ha descrito a Idlib como un semillero del terrorismo y ha dicho que el gobierno sirio tiene el derecho en retomar el control de la región. Turquía recurrió a Rusia e Irán, sus incómodos socios de negociación, para encontrar una solución diplomática. Al mismo tiempo, ha enviado refuerzos a sus tropas en la región, una acción dirigida a prevenir un ataque terrestre, al menos por ahora.

Los detalles del acuerdo entre Putin y Rusia no fueron dados a conocer, por lo que no está claro si el gobierno de Siria apoya o no este plan.

Gráfico: La Razón de México

Cuando le preguntaron sobre si el régimen del presidente sirio Bashar Al-Assad estaba de acuerdo con el plan de Putin y Erdogan, el ministro ruso de Defensa, Sergei Shoigu, respondió a los reporteros en Sochi que “en las próximas horas, acordaremos con ellos todos los puntos presentados en este documento”.

El anuncio de ambos presidentes, que apoyan bandos contrarios al menos retrasará la ofensiva de Bashar Al-Assad y sus aliados, entre los que están Rusia e Irán, en contra de Idlib.

Putin dijo que la zona desmilitarizada estaría resguardada por fuerzas turcas y la policía militar rusa.

Los temores de un ataque a gran escala por parte de Siria han aumentado en las últimas semanas luego que Al-Assad se ha hecho con el control de la mayoría de las regiones del país y se preparaba para lanzar una ofensiva militar para expulsar a sus antagonistas.

De acuerdo con analistas, todavía no está claro qué gana Rusia con la creación de la zona desmilitarizada, que básicamente es un corredor que separará a las huestes de Basahr Al-Assad de los rebeldes. La zona puede disminuir el riesgo de ataque a las posiciones rusas en Idlib, pero sólo pospone la confrontación.

Al retrasar el asalto a Idlib, Rusia puede estar acomodando sus piezas para en el futuro presentar a Al-Assad como el ganador de una guerra que debe ser apoyado para reconstruir al país, argumento que puede ser más persuasivo si no lanza una campaña sangrienta, señalaron.

Idlib y sus alrededores albergan a más de 3 millones de sirios y a un estimado de 60,000 rebeldes.

  • El Dato: De acuerdo con el Alto Comisionado de la ONU para Refugiados, la crisis humanitaria en Siria es la más grande en la era moderna.
Compartir