Lunes 19.04.2021 - 22:01

México, semillero de talentos

Box: De Chávez al "Canelo", historias de éxito en el ring

Joaquín Rocha y Carlos Zárate comparten sus experiencias en el pugilismo; Pipino Cuevas planea abrir un gimnasio de boxeo para formar a puro campeón

Especial Boxeo
Julio César Chávez y Saúl Álvarez son dos de los boxeadores más exitosos que ha tenido México.Foto: Especial
Por:
  • Enrique Villanueva

El boxeo es uno de los deportes que más gloria le ha dado a México a lo largo de la historia. Julio César Chávez, Rubén Púas Olivares, Raúl Ratón Macías, Pipino Cuevas, Carlos Zárate y Saúl Canelo Álvarez, este último en la actualidad, son algunos de los pugilistas que le han brindado enormes alegrías y éxitos al país con su calidad arriba del ring.

A lo largo de la historia, México ha generado 163 campeones mundiales en las distintas categorías del boxeo (peso pesado, semicompleto, supermedio, medio, superwelter, wélter, superligero, ligero, superpluma, pluma, supergallo, gallo, supermosca, mosca, minomosca y paja), de acuerdo a datos del portal especializado El Round Final, que en su listado pone a nuestro país como el segundo solamente abajo de Estados Unidos, que ha tenido 469 monarcas del orbe.

Julio César Chávez tiene el récord de más combates de campeonato mundial realizados en la historia 37, de los que salió airoso en 31, empató dos y perdió cuatro. Rubén Olivares y Salvador Sánchez fueron los primeros mexicanos en ser exaltados al Salón Internacional de la Fama del Boxeo, con sede en Canastota, Nueva York, en 1991. Desde entonces, 15 púgiles aztecas más han tenido el mismo honor. Ellos son Humberto Chiquita González, Ricardo El Finito López, Pipino Cuevas, Carlos Zárate, Miguel Canto, Vicente Saldívar, Ultiminio Ramos, Carlos Palomino, Daniel Zaragoza, Lupe Pintor, Marco Antonio Barrera, Erik Terrible Morales, Juan Manuel Márquez y El César del Boxeo.

Apenas en mayo pasado, el Canelo Álvarez se convirtió por cuarto año consecutivo en el deportista mexicano mejor pagado a nivel mundial, de acuerdo a la revista Forbes, que señala que el tapatío aparece en el sitio 30 de este listado luego de recibir 37 millones de dólares en ganancias en el último año, 35 de ellos de salario y los otros dos millones en patrocinios. 

A causa del parón por la pandemia de COVID-19, este año no ha habido muchas peleas, aunque en febrero pasado Tyson Fury se coronó campeón mundial de peso pesado del Consejo Mundial de Boxeo después de derrotar a Deontay Wilder. Precisamente octubre es el mes de este 2020 en el que este deporte a nivel mundial ha tenido más peleas, destacando entre todas ellas el triunfo del hondureño Teófimo López sobre el ucraniano Vasyl Lomachenko, con la que unificó los cinturones mundiales de peso ligero.

Muchos jóvenes sueñan con subirse al ring y ser el mejor de todos, grabar su nombre en los libros de récord o ganar una medalla en unos Juegos Olímpicos y volverse inmortales. Pero, como en cualquier otro deporte, llegar a la cúspide es un proceso que lleva mucho tiempo, esfuerzo y disciplina y, aunque no sea lo más importante ni mucho menos, también se encuentra el factor fortuna o la buena suerte.

El amor y la pasión al boxeo también son determinantes y fundamentales para alcanzar los objetivos, además del hecho de no rendirse cuando se ponga un obstáculo en frente, pues el tesón y la mentalidad deben ser de hierro. 

Campeones mundiales por país.Gráfico: La Razón

UNA CARRERA Y MEDALLA INESPERADA

Joaquín Rocha no se imaginaba siendo boxeador, si bien desde chico práctico deportes como el volibol, el atletismo, frontón y beisbol. En 1967, el polaco Enrique Nowara, entrenador nacional de boxeo, le dio la oportunidad a Rocha de dedicarse al box por su corpulencia física.

“Un día en el Comité Olímpico Mexicano el entrenador Enrique Nowara y me dijo 'oye estás fuerte, vente', y me llevó al gimnasio, me puso los guantes y me dijo súbete. Arriba estaba Enrique Villarreal, un semipesado, haciendo sparring, y empezó a dar sus izquierdazos y yo nada más me iba para atrás sangrando y que me le voy encima, lo agarro en un rincón y le prendo y se cayó, sube el profesor y me dice no coraje y ahí empecé”, contó Rocha Herrera en exclusiva para La Razón.

El 24 de octubre de 1968 quedó grabado en la memoria del púgil originario de la Ciudad de México, quien con 23 años de edad y solamente 20 meses como deportista se colgó una de las nueve medallas que ganó la delegación nacional en la edición XIX de los Juegos Olímpicos, que se llevaron a cabo precisamente en la capital mexicana y en la que otros tres boxeadores también obtuvieron presea (Agustín Zaragoza el bronce, mientras que Ricardo Delgado y Antonio Roldán se adjudicaron el oro). 

Joaquín RochaGráfico: La Razón

“Un día mi papá me jaló y me dijo 'aquí no vas a jugar un campeonato como los que estás acostumbrado, aquí propiamente te vas a jugar tu porvenir'. Y así fue porque mi vida dio un vuelco de 360 grados. Hasta la fecha, a 52 años de distancia, todavía se recuerda esa cuestión tan hermosa. Yo ni siquiera me imaginaba ser boxeador. Yo era trabajador de la Secretaría de Recursos Hidráulicos, inclusive mi tía me consiguió la plaza con mi tío. Yo pensaba jubilarme, tener una casa en el Estado de México. Después de la olimpiada me dieron la oportunidad de hacerme de mi casa en la que vivo ahora y un carro de alquiler. En mi trabajo me aumentaron el 100 por ciento de mi sueldo y verdaderamente nunca pensé consagrarme como boxeador y menos llegar a una medalla olímpica”, recuerda Joaquín Rocha acerca de todo lo que cambió en su vida con el bronce que se colgó el México 1968.

En cuanto a las cualidades que debe tener un joven que se quiera dedicar a este deporte, el expúgil de 76 años considera que es vital el apoyo de la gente que lo rodea, además de su carácter y mentalidad.

“La mentalidad y la ayuda de su entorno, junto con la de su entrenador, si tiene un equipo completo o está en un club está el médico, el psicólogo, y toda esa serie de situaciones le ayudan a remontar cualquier escollo porque el chiste no es empezar sino tener en mente subir hasta arriba e ir paso a paso sucesivamente, porque si esa persona solamente piensa en legar arriba por cualquier cosita se va a desmoronar”, aseveró Rocha.

El hijo de Florencio El Yaqui Rocha, quien fue luchador profesional en las décadas de 1940 y 1950, también resalta el compromiso con los entrenamientos que deben tener los que anhelan convertirse en boxeadores exitosos. 

Números de Joaquín RochaGráfico: La Razón

“No es miel sobre hojuelas como todos creen. Es sobre todo mucha tenacidad, estar a tiempo en todos sus entrenamientos y después que den un entrenamiento con los principios fundamentales del box, que es el desplazamiento y sus dos golpes, que son el recto y el curvo, estos últimos cambian según su trayectoria”, remató Joaquín Rocha, quien antes de su participación en México 1968 solamente disputó 11 combates, de los cuales ganó 10 y perdió uno.

Los otros púgiles aztecas que han obtenido presea en Juegos Olímpicos son Ricardo Delgado (oro en México 1968), Antonio Roldán oro en México 1968), Francisco Cabañas (plata en Los Ángeles 1932), Alfonso Zamora (plata en Múnich 1972), Héctor López (plata en Los Ángeles 1984), Fidel Ortiz (bronce en Berlín 1936), Juan Fabila (bronce en Tokio 1964), Agustín Zaragoza (bronce en México 1968), Juan Paredes (bronce en Montreal 1976), Mario González (bronce en Seúl 1988), Christian Bejarano (bronce en Sidney 2000) y Misael Rodríguez (bronce en Río 2016).

HACEN FALTA ENTRENADORES-MANAGERS EN MÉXICO

Si Joaquín Rocha fue una gloria para el boxeo amateur mexicano, Pipino Cuevas lo fue en el profesionalismo. De 50 carreras que registró en sus 18 años de carrera, se llevó la victoria en 35 y en 31 de ellas por nocaut.

El originario de Zempoala, Hidalgo, considera que lo que hacen falta en México son más y mejores entrenadores-managers para que así salgan nuevos talentos nacionales. 

“Creo que hacen falta entrenadores-managers. En ese tiempo que yo peleaba teníamos varios managers aquí, los mejores. López Sánchez, López Serrano, Manuel Moreno, entre otros. He ido a varios gimnasios y hacen falta entrenadores”, indicó Cuevas vía telefónica con La Razón.

Pipino CuevasGráfico: La Razón

Precisamente por esa falta de entrenadores que percibe Cuevas González es que le surgió la idea de poner un gimnasio de boxeo para formar a campeones mundiales, pues mucha gente se le ha acercado para pedirle que él mismo los entrene y está convencido de que la idea puede ser exitosa.

“Hay muchas personas que me dicen que quieren que yo los entrene. Mi hijo quiere que pongamos un gimnasio de boxeo y a lo mejor lo ponemos para sacar nuevos campeones mundiales. Hay mucha gente que quiere que yo sea su manager y estoy seguro de que rápido sacamos campeones mundiales. Ya solamente falta que me decida yo y mi hijo. Muchos campeones mundiales se vendrían con nosotros a dar las clases como Rubén Olivares, Carlos Zárate y muchos amigos y va a estar con nosotros pura gente que sabe mucho de boxeo”, aseveró el excampen mundial de peso wélter.

En la actualidad, el entrenador más reconocido del pugilismo nacional es Eddy Reynoso, quien tiene a su cargo a Saúl Álvarez, Óscar Valdez, Luis Nery, Julio César Martínez, Ryan García y desde hace algunas semanas a Andy Ruiz. Por su destacada labor, Reynoso fue postulado por la Federación Mexicana de Boxeo como candidato para recibir el Premio Nacional de Deportes 2020 en la categoría de entrenador.

Los aztecas en el Salón Internacional de la Fama del Boxeo.Gráfico: La Razón

En cuanto a sus momentos más memorables arriba del ring, Cuevas González tiene muy grabadas sus tres victorias por nocaut sobre el puertorriqueño Ángel Espada (en 1976, 1977 y 1979).  

“Hay una que recuerdo mucho con Ángel Espada, a quien le quité el campeonato mundial welter. Con él hice tres peleas y en todas le metí nocaut, fueron muy duras. Le quité el campeonato en Mexicali, le di la revancha en Puerto Rico y luego una tercera en Los Ángeles”, rememoró el exboxeador de 62 años.

Pipino Cuevas tiene claro que cumplió todos los sueños que tenía antes de dedicarse al pugilismo. Sin embargo, una deuda pendiente fue enfrentar al estadounidense Sugar Ray Leonard, quien fue el primer boxeador en conquistar títulos mundiales en cinco categorías.

“A los 15 años me hice profesional, a los 17 me coroné campeón nacional y a los 18 campeón mundial. Desde niño me gustó y mi papá me llevó a un gimnasio a entrenar y ahí empecé mi carrera, tenía 10 años. Hice como 20 peleas de aficionado y después debuté como profesional. Siempre quise pelear con Ray Charles Leonard, nunca se pudo dar. Siempre quise pelear con él porque fue un grande. No se hizo porque él era del Consejo Mundial de Boxeo y yo del otro organismo”, indicó acerca de su pelea frustrada con Leonard.

El consejo que le da Pipino Cuevas a los chicos que desean ser estrellas del boxeo es que no pierdan de vista el objetivo y se dediquen en cuerpo y alma al deporte. 

Estadísticas de Pipino CuevasGráfico: La Razón

“Que se dediquen por completo a él, que se cuiden y que le echen muchas ganas. Entrenar, cuidarse, no desvelarse, tener buena condiciones y estar siempre en el gimnasio. Para mí no hubo dificultades porque me gustaba mucho el boxeo, me levantaba a correr, me iba al gimnasio y así fue durante 23, 24 años”, comentó Cuevas González.

NO CAER EN VICIOS, CLAVE PARA LOGRAR LAS METAS

Otro de los boxeadores profesionales más exitosos que ha tenido México fue Carlos Zárate, quien fue campeón mundial de peso gallo del Consejo Mundial de Boxeo de 1976 a 1979.

El originario del barrio de Tepito tiene claro que para que el boxeador tenga una carrera exitosa y llena de cosas buenas requiere deje de lado los vicios y solamente se enfoquen en el deporte.

Una dedicación completa, es largo el camino y eso lo deben tomar en cuenta y la abstinencia de muchas cosas puede desviarlos, pero si prosiguen como empiezan van a alcanzar el éxito, sobre todo de portarse a la altura y guardar su distancia y cosas que no son benéficas para la persona y menos si va a practicar el boxeo, entonces hacer menos el vino, el cigarro y las drogas”, dijo el Cañas en entrevista exclusiva con La Razón

Carlos ZárateGráfico: La Razón

Algunos de los boxeadores nacionales que cayeron en el alcohol o las drogas fueron Rubén Olivares, José Toluco López, Ricardo Pajarito Moreno y Julio César Chávez, quien incluso se presentaba alcoholizado y drogado a las transmisiones de boxeo, de acuerdo a declaraciones recientes del comentarista Carlos Aguilar.

En cuanto a sus orígenes en el boxeo, Zárate Serna mencionó que desde niño sabía que se dedicaría a este deporte, pues siempre se agarraba a golpes con alguien en la escuela y una situación que le ayudó mucho fue que en la colonia en la que vivía armaban peleas cada 16 de septiembre, en las cuales él siempre participó. 

Desde muy chico me gustó mucho el boxeo, desde que iba en la primaria me peleaba en la calle, en la escuela o donde fuera, así es que desde los seis, siete años empezó a gustarme mucho el box. Eso se va dando poco a poco, uno tiene las ganas. En la colonia hacían box todos los 16 de septiembre y ahí empecé a boxear y a sentir la adrenalina que se siente arriba de un ring, eso me ayudó mucho. A los 18 años entré al torneo de los guantes de oro y fui el mejor campeón de todos los pesos y ya empezaba a darme a conocer, todo tiene su trayectoria”, compartió el expúgil de 69 años.

En relación al gimnasio que quiere poner Pipino Cuevas, Carlos Zárate señaló que no han platicado al respecto, pero que él está con toda la disposición para ser uno de los maestros, pues el boxeo es la pasión de su vida.

Trayectoria de Carlos ZárateGráfico: La Razón

“No hemos platicado, pero yo estoy completamente de acuerdo porque es el deporte que me apasiona y que me ha dado todo lo que soy, es una fortuna a mi edad todavía estar en las mentes del boxeo actual de muchas personas, para mí es una satisfacción muy bonita y todo lo que pueda dar para el boxeo lo daré con mucho gusto y si él tiene ese propósito yo también lo apoyaré”, concluyó el Cañas, quien en 18 años de trayectoria registró 66 victorias en 70 desafíos.

CANELO DIVIDE OPINIONES

El máximo referente del boxeo nacional en la última década es el tapatío Saúl Álvarez, quien a lo largo de su carrera tiene un récord de 53 victorias (36 por nocaut) dos empates y una derrota, además de que es el actual campeón mundial de la Asociación Mundial de Boxeo, de la Federación Internacional de Boxeo del peso mediano.

Desde el año pasado, el originario de Guadalajara, Jalisco, está clasificado como el boxeador número 1, libra por libra, por la revista The Ring, BoxRec y la Asociación de Escritores de Boxeo de los Estados Unidos

Los que se han colgado presea en la máxima justa deportiva.Gráfico: La Razón

Pero el viejo dicho “Nadie es profeta en su tierra” le queda a la perfección a Álvarez Barragán, quien a pesar de todas las peleas que ha ganado y los logros que ha obtenido sigue generando dudas entre algunos aficionados y expúgiles.

Joaquín Rocha considera que el Canelo ha llegado lejos en gran medida porque siempre enfrenta a rivales un peso arriba o abajo, lo que le da una considerable ventaja.

“A Saúl Álvarez lo han llevado muy bien porque no ha dado color, se ha enfrentado con muy buenos peleadores, pero siempre busca un peso arriba o un peso abajo y eso arriba del ring al boxeador le da al traste y él (Canelo) en todo su potencial pues claro que ha ganado”, puntualizó Rocha a La Razón

Actuales monarcas aztecas a nivel internacional.Gráfico: La Razón

Sin embargo, Pipino Cuevas y Carlos Zárate opinan que Saúl Álvarez no le debe demostrar nada a nadie porque los resultados hablan por sí solos y si ha llegado hasta lo más alto es por su calidad.

Al Canelo lo critican mucho, pero es un buen peleador, ha hecho nocauts espectaculares y no sé qué más quiera ver la gente de él, es muy disciplinado”, resaltó al respecto el Cañas Zárate, quien se retiró en 1988.

El Canelo es un gran pelador, fuerte y joven. Andy Ruiz también va muy bien. El boxeo mexicano es de los mejores a nivel mundial”, aseveró Cuevas González.

EVG